Carmen Cervera
Carmen Cervera - GSR

Carmen Thyssen «Celebro mis 75 años como si cumpliera 18»

La baronesa, nacida un 23 de abril, se felicita: «Qué bien lo hicieron mis padres, que tuvieron una hija el día del patrón de Cataluña»

MadridActualizado:

En familia y sin grandes alharacas. El 75 aniversario de la baronesa Thyssen, el próximo lunes, 23 de abril, sería una fecha más que redonda para hacer una celebración por todo lo alto. Digo sería, porque Carmen Cervera prefiere tener una reunión familiar tranquila y sin grandes fastos, así que únicamente se verá con su hijo Borja, su nuera Blanca y sus nietos. No faltarán el padre biológico de Borja, Manolo Segura, y dos o tres íntimos que son como de la familia por los años de confianza y amistad que han compartido, como es el caso del encantador Antonio Salcedo.

Borja y Carmen Thyssen
Borja y Carmen Thyssen

Aunque reside en Andorra junto a sus hijas Carmen y Sabina, el cumpleaños lo pasará en Madrid y ha dejado que sea Borja el que elija el lugar para el convite, ya que se fía plenamente del gusto de su primogénito, con quien ya no queda nada de las disputas del pasado, sino una relación mucho mas normal y cariñosa. «Desde hace mucho tiempo, el día de mi cumpleaños siempre pongo 18 velas. Es una edad fantástica para todos», dice divertida Tita, hoy una mujer feliz que se resiste a recordar los malos momentos del pasado.

Destino Cambridge

Sus dos hijas no estarán el lunes en ese encuentro, ya que tienen colegio en Andorra. «En breve cumplirán 12 años y ya son dos mujercitas muy guapas y súper estudiosas. Sacan unas notas excelentes. Ya están apuntadas para estudiar a Cambridge, si es lo que quieren, o a Estados Unidos. Tengo que reconocer que estoy muy contenta con ellas y es que yo nunca fui buena estudiante. Mis padres se desesperaban conmigo, pero también tengo que decir que he leído muchos libros», cuenta.

Dado que para la baronesa los 75 son los eternos 18, en el momento de la celebración lo que mas añora es a los que ya no están a su lado. «Mis padres, Heini -el barón Thyssen, su tercer marido-, mi hermano, mis abuelos... Esos cumpleaños sí eran especiales», explica con cierta nostalgia. «No pienso en el paso del tiempo. Soy de las que prefiero dejar a un lado las cosas que sabes que te pueden dar miedo. Simplemente, no pienso en ello. Considero que en la vida lo importante es tener fe». Que la baronesa está en un momento muy bueno se nota hasta en cómo cuenta las anécdotas de su vida. «Qué bien lo hicieron mis padres, que tuvieron a una hija el día de San Jorge, patrón de Cataluña, y un hijo en San Isidro, patrón de Madrid», desvela.

Los barones Thyssen
Los barones Thyssen - Ángel A. Vico

El lunes, en esa reunión no faltarán los nietos de una baronesa que para los niños es «tita». «El otro día mi nieto Enzo le dijo a un amigo de toda la vida que si era el abuelo de su ‘‘tita’’. Te aseguro que es el mejor piropo que me han echado», ríe acordándose. La memoria es precisamente lo que ahora está ejercitando, mientras escribe la historia de su vida. «Primero hice las de mi marido, con todas las cosas que me dejó escritas y narradas, y ahora estoy preparando mis memorias porque quién mejor que yo para dar cuenta de todo lo que he vivido», anuncia.

Pero la del lunes no será la única celebración de la semana, ya que en los próximos días también recibirá el premio de una conocida publicación, de ahí su presencia en Madrid, donde esta semana acudió a la inauguración de la exposición de Louis Vuitton que se presenta en el Museo Thyssen.

Con la misma vitalidad y energía de siempre, a sus 75 años la baronesa no tiene intención de relajar su agenda, así que ya está dando los pasos necesarios para la inauguración de un nuevo museo en Sant Feliu de Guíxols (Gerona), el lugar donde más feliz se siente. «Todos los cuadros catalanes de la colección Thyssen estarán en este museo y habrá cooperación entre todos los museos Thyssen», ha declarado recientemente. Es su próximo reto, tras el museo de Andorra que dirige su sobrino, y un nuevo aliciente para una mujer inquieta. «¿Mi secreto para mantener la energía? Caminar todo los días y tomar en ayunas un zumo de limón, pero sin agua».