Gente&Estilo - Gente

«Bao», el bocadillo que no engorda

El secreto está en la masa de harina al vapor, que se rellena con carne o verduras. De origen asiático, es el último grito gastronómico en California

Los bocadillos más ligeros del momento
Los bocadillos más ligeros del momento - ABC

¿Es posible encontrar un bocadillo que no engorda? Hollywood parece haberlo descubierto y se ha rendido de forma incondicional al «bao». Establecimientos como Take a Bao o Bao Sanchwich Bar sirven esta joya que llega de Asia y que también localizamos en los cientos de camiones-restaurantes que recorren la ciudad de Los Ángeles. En realidad, el «bao» es una masa de harina al vapor que puede rellenarse de cualquier cosa y alcanza, relleno de carne, doscientas cincuenta calorías. Según Eddie Huang es uno de los maestros de «bao», autor del libro «Fresh of the Boat» y dueño del restaurant BaoHaus en Nueva York, «“bao» significa simplemente pan en chino y en vietnamita. En el corazón del “bao” hay una pizca de azúcar asiática. Por eso tiene ese particular sabor dulce», explica.

Clientes haciendo cola en un puesto de «bao» en Los Ángeles
Clientes haciendo cola en un puesto de «bao» en Los Ángeles- ABC

La harina evaporada se llama en realidad «mantou» y tiene su particular historia dentro de la gastronomía asiática. De acuerdo a la leyenda, el «mantou» se inventó cuando el general del ejercito chino Zhuge Liang tuvo que dirigir sus tropas a través de un peligroso río. La gente al otro lado del rio ordenó a Liang cortar las cabezas de cincuenta de sus hombres, si quería cruzar; para engañarles, preparó harina evaporada que dejó flotando sobre las aguas del río como si fueran cabezas humanas. Aún con tan macabra leyenda, el «bao» es una de las delicias gastronómicas del momento, especialmente a la hora del brunch y el desayuno, o como tentempié de media mañana.

Hoy, gracias al bao, las calles de Los Ángeles se parecen a las de China por estos emparedados que en muchos lugares reciben el simple nombre de «comida-desayuno» (breakfast food). La versión china tradicional del «bao» es el «cha siu bao» y viene rellena de cerdo agridulce, interpretación cantonesa de la barbacoa. La carne se marina en salsa de ostra, soja, aceite de sésamo y salsa hoisin y, luego, se cocina a la brasa durante horas. Los hawaianos, por su parte, llaman a su «bao» el «manapua», formado por dos palabras «mea ono» (pastel) y «pua’a» (cerdo). Los vegetarianos recurren al «bao» de «azuki» (frijol mezclado con azúcar y miel) o al sabrosísimo «Lotus seed bao».

La obsesión californiana por la comida asiática se traducía hasta ahora en pasión por el sushi y el ramen, pero con la llegada de los suaves «gua bao», emparedados que se deshacen en la boca de carne y verduras frescas, quintaesencia también de la comida taiwanesa, exploramos en las calles de Los Ángeles el sentimiento de placer de los piratas de los mares del sur, que se maravillaban en las costas de Taiwan y China con el sabor de estos panecillos tradicionales.

Toda la actualidad en portada

comentarios