Bimba Bosé y David Delfín junto a uno de sus diseños
Bimba Bosé y David Delfín junto a uno de sus diseños - PRIETO-JAVIER

Bimba Bosé y David Delfín, una amistad que creció en paralelo y fue eterna

Con el aniversario de la muerte de Bimba, repasamos su relación con el que fue niño rebelde de la moda española

MADRIDActualizado:

«Antes del cáncer nunca me había permitido emocionarme». Era mayo de 2015 cuando Eleonora Salvatore, más conocida como Bimba Bosé, relataba a este periódico cómo estaba siendo su lucha contra un cáncer de mama. Por aquel entonces habían pasado nueve meses desde que la sobrina de Miguel Bosé había posado para el primer número de la revista «Vein Magazine» dejando al descubierto, sin ningún tipo de complejos, la cicatriz de la mastectomía a la que se había sometido para extirparse su pecho izquierdo. Porque si algo definió a Bimba, y así es como muchos amigos la recuerdan, era su afán por hacer fácil lo complicado, por afrontar cualquier situación con una sonrisa. Pero también se la recuerda por su solidaridad y por ese carácter y fuerza que le llevaron a abanderar tantas causas sociales. De ahí que posara para aquella portada, intentando así eliminar el tabú que supone para muchas mujeres el hecho de perder el pecho a causa de una enfermedad.

Lo mismo hizo su querido amigo David Delfín cuando decidió aparecer en el número de julio de 2016 de la revista «Vogue» mostrando las cicatrices de su lucha. Habían pasado varios meses desde su último desfile en la Mercedes-Benz Fashion Week Madrid y no se sabía nada del modisto, lo que sí se sabía es que tenía problemas de salud. La entrevista y el reportaje fotográfico -que realizó su pareja, Pablo Sáez, en la intimidad- no dejaron indiferentes a nadie y fueron muchos los medios de comunicación que se hicieron eco del testimonio de Delfín, que narraba la intervención a la que se había sometido para hacer frente a tres tumores cerebrales, el postoperatorio y las sesiones de quimio y radioterapia.

Delfín y Bosé eran grandes amigos. En la imagen, en Bilbao
Delfín y Bosé eran grandes amigos. En la imagen, en Bilbao

Bimba Bosé y David Delfín fueron un ejemplo de superación y generosidad, también por la enorme amistad, complicidad y lealtad que había entre ellos. Se conocieron en Madrid, él tenía 18 años y ella 15. Conectaron tanto desde el principio que no tardaron en compartir inquietudes artísticas y vitales. Él era un apasionado de la moda y ella una artista tan polifacética que no tardó en convertirse en la musa de Delfín. En 2001 decidieron lanzar Davidelfin junto a los Deborah, Gorka y Diego Postigo, una aventura empresarial que les llevó a seguir creciendo en paralelo. Con la firma él se convertiría en uno de los diseñadores españoles con más éxito, un reconocimiento que siempre compartió con Bimba, su musa, su estrella, su fiel embajadora que abría y cerraba la mayoría de sus desfiles. Juntos presentaron las colecciones de Delfín en 2009 y 2010 en Nueva York, porque nadie como Bimba sabía transmitir la filosofía de Davidelfin, un trampolín que le sirvió para ser una modelo reconocida a nivel internacional. También sería entonces cuando Bimba encontrase el amor en Diego Postigo, con quien se casó en 2006. De aquel matrimonio, que terminó en 2013, nacieron Dora y June, sus dos hijas.

Hoy se cumple un año de la muerte de Bimba Bosé. La noticia trascendió a los medios por la mañana. Había estado dos años luchando contra un cáncer que le había producido una «metástasis hasta en los huesos», como ella misma llegó a declarar. Durante sus últimos meses de vida se había trasladado con su pareja Charlie Centa y sus hijas a Marbella. Murió rodeada por sus familiares y amigos más cercanos. Pero el destino es a veces tan caprichoso que David Delfín no la pudo acompañar. Su gran compañero, su cómplice, su otra mitad se encontraba también intentando ganarle la partida a la enfermedad. Además de su familia, Bimba siempre tuvo otra: la que había construído con Delfín. Los hermanos Postigo, Bibiana Fernández, Alaska y Mario Vaquerizo, Rossy de Palma… Y, aunque en ese momento la enfermedad ya le había afectado a la movilidad, Delfín quiso acudir al tanatorio para darle el último adiós a su querida amiga, a su alma gemela. Cinco meses después, David Delfín, el diseñador más polémico, más artista y más moldes había roto junto a su querida Bimba, fallecía en Madrid. A los pocos días, el emotivo reencuentro de Bimba y David recorriendo la Gran Vía de Madrid recreado por Diego Postigo, constató su amor eterno.