ABC

Avicii, adiós al chico de oro de los DJs

La joven estrella de la música electrónica murió este viernes en la capital de Omán, a los 28 años

MADRIDActualizado:

El DJ sueco Tim Bergling, conocido artísticamente como Avicii, falleció ayer por la tarde a los 28 años en la capital de Omán, según comunicó su representante. «La familia está devastada y les pedimos a todos que respeten su necesidad de privacidad en este momento difícil. No se darán más declaraciones», termina el escueto comunicado emitido a la prensa.

Avicii tuvo un enorme éxito desde que lanzó sus primeros temas en 2008, convirtiéndose muy pronto en unos de los integrantes más jóvenes del olimpo de la música electrónica y también en un codiciado productor de hits. Su carrera dio el salto definitivo en 2011, año en que colaboró con David Guetta en el tema «Sunshine» y lanzó el single «Levels», uno de los que alcanzaron más éxito junto a «Wake me up», «Addicted to you» o «Hey brother».

Fue entonces cuando se convirtió en una auténtica celebridad planetaria, que llegó a actuar en la boda del Príncipe Carlos Felipe de Suecia y a trabajar con los más grandes del pop, como Coldplay, Imagine Dragons o Rihanna.

En 2012 ya formaba parte del Top 10 en el ranking mundial de DJs mejor pagados del mundo, acumulando una fortuna de 75 millones de dólares (solo superado por Tiësto y Calvin Harris). Pero su salud empezó a resentirse por el frenético ritmo de trabajo y los excesos, y fue ingresado en un hospital ese mismo año. «Viajas mucho, vives en una maleta, vas de un lado para otro y te ofrecen alcohol gratis en todas partes. Era raro si no bebías», dijo con inocencia el joven artista, que achacó el haber caído en ese pozo a su timidez. «Siempre me ponía nervioso, necesitaba confianza y me la daba el alcohol. Eso me llevó a convertirme en una persona dependiente».

Esclavo de la industria

Tras un ingreso consiguió salir rehabilitado de su adicción al alcohol, pero en 2014 volvía a ser hospitalizado con náuseas, fiebre y una grave infección. Le extrajeron la vesícula biliar y el apéndice, y a pesar de las recomendaciones de sus médicos, volvió a los escenarios. «Me tomé un mes de descanso obligado, pero estaba en el estudio doce horas al día y luego empecé a viajar. Si quieres estar en esta industria tienes que pinchar en todos los sitios y estar en todas partes», dijo el DJ, que enseguida recuperó el ritmo habitual de sesiones.

En 2014 junto a su novia, Racquel Bettencour
En 2014 junto a su novia, Racquel Bettencour

Pero no pudo evitar lo inevitable: se le empezó a ver demacrado frente a los platos, con la tez cada vez más blanquecina y una incipiente calvicie, que se empeñó en disimular poniéndose una gorra en todas sus actuaciones.

Demasiado tarde

El cansancio y las secuelas de los excesos y las operaciones empezaron a hacerse demasiado evidentes y en 2015 tuvo que cancelar varios conciertos ante la imposibilidad de subir al escenario durante más de una hora.

Así, unos meses después Avicii anunció la decisión que sorprendería al mundo de la música: lo dejaba. Con el futuro más prometedor de la escena electrónica por delante, aquel muchacho de 26 años prefirió intentar salvar la vida. Pero fue demasiado tarde.

Aún no se conocen las causas de la muerte del artista de Estocolmo, aunque es probable que tengan mucho que ver con el deterioro físico generado por los excesos. Y también es bastante probable que su colega Mike Posner se esté arrepintiendo de haberle inmortalizado en su canción «I took a pill in Ibiza» con el verso: «I took a pill in Ibiza, to show Avicii I was cool» («Me tomé una pastilla en Ibiza, para enseñarle a Avicii que molaba»).