Andrea Janeiro y su madre en su cumpleaños número 18
Andrea Janeiro y su madre en su cumpleaños número 18 - UGI

Andrea no quiere ser Andreíta

La hija de Belén Esteban ha cumplido 18 años y su madre busca proteger su imagen

MadridActualizado:

Se lo ha pedido ahora que es mayor de edad y sabe que ya no la protege la ley del menor. Andrea Janeiro Esteban, la niña más mediática de la televisión y eso que hasta hace dos días había que pixelar su rostro, ha llegado a su mayoría de edad con la intención de no seguir la carrera televisiva de su madre Belén Esteban y vivir al margen de focos y exclusivas. Así lo confirmó la propia Belén esta semana, que ha confesado el ruego de Andreíta para que no hable de ella ni tampoco de su familia paterna, Jesulín de Ubrique incluido, con quien la niña resulta que habla por teléfono de puertas para adentro.

Con esa misma discreción es como se reunió días antes de su cumpleaños con su abuela Carmen Bazán y su tía Carmen Janeiro, que viajaron de Ubrique hasta Madrid en el coche del diestro y con el maletero lleno de regalos para la niña. «Llevaban tiempo preparando este viaje y querían que fuera una sorpresa y, sobre todo, que no hubiera cámaras delante. La abuela y la tía tienen mucho cariño por esa niña y esperan que ahora la relación se pueda normalizar», explica una persona cercana de la familia.

Lo cierto es que los 18 de Andrea llegaron con su declaración de intenciones de no convertirse en una Chabelita y con la ilusión de la macrofiesta que su madre le organizó el jueves por la noche en la madrileña sala Kapital, donde hubo aluvión de cámaras deseando inmortalizar el rostro de la joven. Esa noche no hubo posado especial, pero Andrea Janeiro, flanqueada por su madre, tampoco evitó las cámaras ni hizo numeritos. Entró feliz y radiante a su fiesta con un vestido que le había regalado su amigo más divertido, Alex Gibaja, y se lo pasó en grande con las sorpresas que su madre le había preparado. Entre otros, varios mensajes de personajes famosos felicitándola.

Pero no todo fueron alegrías para la joven. Muchos comentarios en redes sociales se empeñaron en intentar amargarle la fecha a una niña que siempre ha sido objeto de atención desde que su madre abandonó la finca «Ambiciones» denunciando públicamente el trato que había recibido de los Janeiro.

Estudios en Reino Unido

Descubrir la identidad de su rostro era algo que todos sabían que iba a ocurrir, como ya ha pasado con otros hijos de famosos, por mucho que Andrea no quisiera aprovechar el tirón y posar en exclusivas. Lo que no hay derecho es al aluvión de desagradables críticas que especialmente en Twitter han vertido sobre su persona y que hasta han originado que la policía enviara un tweet pidiendo respeto por una adolescente y recordando las campañas que contra el «bullying» se hacen en redes sociales y que no han tenido en cuenta todos los twiteros que se han mofado de Andrea Janeiro de forma pública y notoria.

Dispuesta a seguir con su vida al margen de todos, Andrea Janeiro estudiará en una universidad del Reino Unido, deseo que es especialmente de su madre «porque allí podrá tener una vida más tranquila». A pesar de que muchos señalan con el dedo a la «princesa del pueblo» de haber hablado de su hija durante estos 18 años hoy es la más empeñada en que Andreíta pueda ser Andrea y vivir lo más tranquila que pueda.