La mujer de 37 años - gofundme

El emotivo vídeo de Rachel Farrokh para superar la anorexia

Actualizado:

Rachel Farrokh, de 37 años, ha estado batallando con la anorexia nerviosa a lo largo de diez años, pero en los últimos meses su salud ha empeorado debido a su extrema delgadez, por lo que la mujer ha decidido pedir ayuda a través de una campaña, con la que también desea alertar sobre este enfermedad.

Estar delgada es el deseo de muchas mujeres, y algunas en esa misión, empiezan a sufrir trastornos alimenticios que le pueden llegar a costar sus vidas. Farrokh hasta hace una década era una aspirante a actriz, una mujer trabajadora, con buena salud y activa, pero tras perder un trabajo, la chica empezó a dejar de comer y a perder peso. En estos años, con sus casi 170 centímetros de altura, la mujer ha pasado de pesar más de 56 kilos a unos pocos 20.

En vídeo en el que explica su situación se puede apreciar a una mujer muy deteriorada, que incluso debido a su delgadez, tiene dificultad para caminar y hacer tareas cotidiana. Su esposo, Ron Edmondson, ha renunciado a su trabajo para poder atenderla en casa. La mujer asegura que en los hospitales de la zona se niegan a tratarla debido a su «peligroso» peso, que la convierte en una «responsabilidad».

«Necesito su ayuda. Estoy sufriendo un desorden alimenticio. Es un tipo severo de anorexia», comienza la mujer en el vídeo. «He estado sufriendo esto desde hace algún tiempo. Mido 1.7 metros y peso un poco más de 20 kilos, y ningún hospital me atienden en este estado. Rod es mi cuidador durante las 24 horas. Para poder ir (aun hospital que sí me ayude), no pido asistencia, necesito de ella, de otra forma, no tendré otra oportunidad. Estoy lista para mejorar», ha dicho la mujer, cuyo aspecto decrépito puede impactar a las personas sensibles.

Farrokh y su esposo han lanzado una campaña de recogida de fondos en GoFundMe, con la que espera reunir 100.000 dólares que necesita para costear el tratamiento. Hasta ahora ha conseguido más de 47.000 dólares.

Michael Strober, médico y director del programa de trastornos alimentarios en el Hospital Neuropsiquiátrico Resnick de UCLA, ha señalado a ABC que el proceso de «realimentación» al que se tendría que someter Farrokh puede plantear diferentes peligros potenciales en una persona de su edad y estado de salud, sobre todo de experimentar el síndrome de realimentación.

«El síndrome de realimentación implicará el intento del cuerpo para adaptarse a la introducción repentina de nutrientes. El aumento demasiado rápido de calorías puede afectar en la adaptación metabólica y se puede asociar de una serie de riesgos, que pueden ser peligrosos para la vida», ha dicho el especialista a ABC, cadena a la que acudió Farrokh para explicar su situación.

Aunque era aspirante a actriz, según el «Daily Mail», Farrohk ha explicado a ABC News que trabajaba como ejecutiva de cuentas cuando empezó a experimentar la anorexia. «Era una chica de ojos saltones que recién se había graduado de la Universidad que estaba en una atmósfera fallida. También estaba luchando con un trauma de mi pasado. Creo que fue la tormenta perfecta», ha dicho, aunque ha confesado que ella y su esposo no se percataron de las primeras señales de la anorexia. Ella considera que empezó a perder el control tras perder su trabajo y se interesó en perder unos kilos pata tener mejores «abdominales».

Este año, Francia ha dado un paso más para combatir esta enfermedad, que suele presentarse de forma frecuente en el mundo de la moda. La Asamblea Nacional del país vecino aprobó este año la prohibición de presentarse en desfiles y sesiones fotográficas a modelos demasiado delgados y desnutridos. La cámara baja dio su visto bueno a un recurso presentado por el socialista Olivier Véran dentro del nuevo proyecto de ley sobre Sanidad del Ejecutivo galo. La enmienda estipula que se prohibirá desfilar a toda persona cuyo índice de masa corporal sea inferior al baremo definido por la Alta Autoridad de la Sanidad, y contempla multas de hasta seis meses de cárcel y 75.000 euros para todo responsable de que se contrate en ese sector a personas de una extrema delgadez.