Gente&Estilo - Gente

Macarena Gómez: «Me incomodan los desnudos no justificados»

La actriz, nominada a los Goya por su papel en «Musarañas», habla del cine de Almodóvar y de las crisis de los 40 en su profesión

La actriz Macarena Gómez posa para ABC
La actriz Macarena Gómez posa para ABC - Juan Piedra

Para Macarena Gómez (Córdoba, 1978) la estatuilla que podría recibir el próximo 7 de febrero en la gala de los Goya es lo de menos. Lo reconoce con toda naturalidad. Lo importante para ella es que se haya reconocido su buen hacer en «Musarañas», la película de Juan Fernando Andrés y Esteban Roel, por la que opta al galardón más importante del cine español en la categoría de Mejor Actriz Protagonista. Agotada por tantos días de promoción y sin confirmar ni desmentir su embarazo, la actriz se mostró tranquila el pasado 14 de enero en la Academia de Cine, donde habló de los Goya, de las películas españolas y del vestido que lucirá por la alfombra roja: «Yo voy con mi Caprilito a todas partes».

—Su padre se lee todas las entrevistas que le hacen. ¿Le permite eso ser sincera en las respuestas?

—Soy muy sincera, pero siempre hago guiños a mis padres porque lo que digo de ellos siempre es verdad. A veces me digo: «Lo voy a decir, que mi padre va a estar muy orgulloso».

—¿Cómo se plantea una actriz el futuro para cumplir las exigencias de los castings más allá de los 40?

—¡Ay, Dios mío, que ya mismo voy a entrar en esa edad! ¡Qué horror! Es cierto que hay pocos papeles para actrices de esas edades, es una grandísima pena. Quizá ese sea uno de los mayores vértigos que tengo: pensar que voy a llegar a una edad en la que van a dejar de ofrecerme papeles. A veces no soy consciente de que estoy creciendo. Me dedico a otras cosas además de esta profesión y tengo otros negocios precisamente por eso.

—Ha comentado en alguna entrevista que ya le «toca» trabajar con Almodóvar. ¿Por qué cree que se le critica tanto en España y se le venera tanto fuera?

—Porque en España se critica a todo aquel que triunfa. El deporte favorito en España es la envidia. Aquí somos muy envidiosos y siempre intentamos hundir al que triunfa.

—En «Diario de un skin» hay una secuencia en la que enseña el pecho. ¿No le importa el desnudo?

—Para hacer un desnudo tiene que estar justificado siempre. No tengo ningún problema con mi cuerpo, pero si enseño tiene que estar justificado. Cuando veo desnudos que no están justificados me incomodan.

—¿Justifica trabajar gratis para labrarse una carrera profesional?

—Lo he defendido siempre porque todos tenemos que empezar. Yo estoy donde estoy porque he trabajado mucho gratis en mis comienzos y no comienzos. A mí ahora me llama un amigo mío y me dice de participar gratis en un proyecto y lo hago porque disfruto. Me gusta ganar dinero y que me paguen por ello, pero si no me pagan prefiero ir a trabajar gratis y aprender que quedarme en mi casa sentada en el sofá.

—«Musarañas» ha supuesto el reconocimiento a quince años de esfuerzo. ¿Cómo vivió la nominación?

—Tenía muchas dudas sobre la nominación porque la película se había estrenado muy tarde y los académicos no tuvieron demasiado tiempo para verla. En el momento en el que me dijeron que estaba nominada, la alegría fue inmensa. Ahora me veo en imágenes y me doy cuenta de lo nerviosa que estaba. Estoy muy contenta sobre todo porque la gente ha alabado mucho mi trabajo y me gusta que me lo reconozcan.

—¿Para preparar el personaje de Montse le sirvió el miedo al público?

—La verdad es que nunca me lo planteé. Aunque Montse sea agorafóbica, no indagué en algún miedo o emoción que hubiera podido experimentar. Montse fue más el cambio del amor al odio, el de amar tan intensamente a una persona que puedas llegar a odiarla.

—¿Qué se siente ante la posibilidad de tener la estatuilla entre las manos?

—La verdad es que no siento nada. Nunca me he parado a pensar en eso. Ganes o no, lo importante es que la gente haya sabido valorar tu trabajo.

Toda la actualidad en portada

comentarios