Gente&Estilo - Gente

Futbolistas a más de 200 km/h

Benzema, tras ser «cazado» a 216 kilómetros hora con su Audi en Madrid, se une a la lista de futbolistas temerarios que ya han sido interceptados a velocidades de hasta 271 kilómetro hora

El caso del futbolista del Real MadridKarim Benzema, «cazado» a 216 kilómetros por hora por un radar de la Guardia Civil en la M-40 el pasado 3 de febrero, no es el primero que se da entre los futbolistas. Puede que sea la mezcla explosiva entre la juventud de los deportistas y los coches de alta gama que conducen la mayoría de ellos: un Audi en el caso del francés, a quién la «broma» podría costarle una posible pena de tres a seis meses de cárcel, una multa económica de seis a doce meses a razón de 400 euros al día como máximo o una retirada del el carné de conducir de entre ocho meses y cuatro años.

  • En el club de temerarios están Ballack, Drenthe o Ferdinand
En este selecto club de imprudentes y temerarios se encuentran otras estrella de la talla de Ballack, Drenthe, Baros, Ferdinand, Santos o Edmundo.

A Michael Ballack le detuvo la Guardia Civil de Tráfico por un delito contra la seguridad vial al ser interceptado cuando conducía su vehículo a una velocidad de 211 kilómetros por hora en la Autovía de Extremadura.

El caso de Royston Drenthe fue también muy sonado. El futbolista holandés que fichó el Madrid a precio de estrella, y tuvo que ser vendido al Hércules tres años después, fue interceptado a 180 kilómetros por las calles de Alicante, en una carrera en la que se saltó, además, seis semáforos. Cuando fue detenido por la Policía, la estrella se enfrentó a los agentes y se justificó diciendo que tenía que acompañar a un conocido a la clínica porque se encontraba mal.

El exjugador del Liverpool, Aston Villa y Galatasaray, Milan Baros, se lleva la palma de lo que a velocidad y excusas se refiere. El futbolista fue cazado a 271 kilómetros en la carretera que une Ginebra con Lyon, cuando jugaba en el Olympique, aduciendo que puso su Ferrari a tope para que su acompañante escuchara el ruido del motor.

En Inglaterra, Río Ferdinand se quedó seis meses sin carné porque se excedió con su Jaguar. Fue por las calles de Manchester y el radar le cazó en repetidas ocasiones. Ferdinand explicó que necesitaba el coche para llevar a sus hijos al colegio, pero nadie le quitó el castigo y se pasó medio año sin conducir.

Un poco más dura fue la sanción a André Santos. El jugador del Arsenal fue multado con un año sin licencia para conducir tras ser «cazado» a 220 kilómetros por hora en una zona de 110 con su Maserati. Fue a las afueras de Londres y además hubo una persecución espectacular. André Santos dijo que no había oído las sirenas porque llevaba la música muy alta.

Estos son sólo algunos ejemplos, porque hay más casos. Uno de los más llamativos es el de Edmundo, el jugador brasileño apodado como «El Animal» por su dureza en el juego en el Mundial de 1998. A lo largo de su vida, a Edmundo le han quitado más de 219 puntos del carné de conducir. Sólo en 2008, le pusieron 17 multas y en 2006 llegó hasta las 47.

Toda la actualidad en portada

comentarios