La Reina Fabiola se defiende ante los ataques a su fundación
Primer plano de la Reina Fabiola de Bélgica - efe

La Reina Fabiola se defiende ante los ataques a su fundación

Actualizado:

La Reina Fabiola de Bélgica ha dispuesto la creación de una fundación que se ocupará de su patrimonio, dado que de su matrimonio con el fallecido Rey Balduino I de los Belgas no existe descendencia directa. A sus 84 años y con una salud en ocasiones delicada, Fabiola ha preferido dejar las cosas ordenadas ante cualquier eventualidad.

Sin embargo, este anuncio ha levantado una polémica monumental en Bélgica, donde ciertos medios la han acusado de eludir las obligaciones fiscales de sus eventuales herederos, por lo que se ha visto obligada a aclarar, a través de un comunicado hecho público ayer mismo, que se trata de la herencia que recibió de su familia y que «en ningún momento ha pensado en incluir dinero de su asignación» que el Estado belga le paga por su condición de Reina Viuda. «Varios miembros de mi familia paterna, mis antepasados, han residido en Francia y fueron de nacionalidad francesa. Nos dejaron a mis hermanos y a mí bienes muebles y cuadros que he guardado preciosamente hasta hoy. Esos regalos me fueron hechos en vida durante las dos guerras mundiales, puesto que no tenían descendientes. Los he conservado hasta hoy para poder sostener mi fundación y los pongo a la venta, puesto que yo tampoco tengo hijos en linea directa», añade.

La Reina Fabiola dice, además, que su familia española «no se ha beneficiado nunca durante la vida de mi marido y a su muerte decidí respetar ese criterio», es decir, de no transmitir a bienes del antiguo Rey a sus familiares españoles.

Reproches de la prensa

Varios periódicos de Bruselas han reprochado a la Reina Fabiola que haya organizado su legado de una manera que permite eludir la presión de la hacienda belga, que si no existen herederos directos, como es el caso, puede exigir un impuesto del 70 por ciento del que no están exentos los miembros de la Familia Real.

Estas acusaciones se han producido en medio de una gran tormenta política en Francia y en Bélgica a propósito de los millonarios franceses que se domicilian en el país vecino huyendo de los impuestos que ha instituido el presidente socialista François Hollande, entre los que destacan el actor Gerard Depardieu y el empresario Bernard Arnault. El primer ministro belga, Elio Di Ruppo, anunció ayer en el Parlamento que promoverá una reforma del sistema de asignaciones a los miembros de la Familia Real. Se calcula que la propia Reina Fabiola ha recibido del Estado unos 27 millones de euros durante los veinte años de viudedad.

La entidad que ha creado Fabiola se llama «Fondo Pereos» y en sus estatutos se fija como objetivo «ayudar a los miembros de su familia, promover las obras en memoria del Rey Balduino I y financiar la Fundación Astrida», una entidad de marcado carácter religioso. Esta última organización fue fundada por el propio Balduino en 1992 con el objetivo de alentar la fundación de organizaciones católicas.