Tabletas de «Chocolates El Rey»
Tabletas de «Chocolates El Rey»

Chocolates «El Rey»¿Cómo se hace el mejor chocolate del mundo en un entorno hostil?

Jorge Redmond, presidente de «Chocolates El Rey» respondió a esta pregunta.

Actualizado:
Jorge Redmon, Presidente de «Chocolates El Rey»
Jorge Redmon, Presidente de «Chocolates El Rey»

Con pausa, precisión y acierto, Jorge Redmond, presidente de «Chocolates El Rey», empresa venezolana especializada en la fabricación de chocolates «Premium», respondió a un insistente público que, a una sola voz, preguntó: «¿Cómo se hace el mejor chocolate del mundo?».

«Tecnología de punta proveniente de Suiza, equipos y maquinarias alemanas de alto rango, materia prima de calidad y el esfuerzo de mucha gente preparada y motivada, son simplemente las claves».

Gracias a Helen López, organizadora del evento, chocolateros y no pocos curiosos se dieron cita en la Casa de Fieras del icónico parque El Retiro, para escuchar las palabras del gerente a su regreso del Festival Sens&Chocolat, convocado en la ciudad de Paris, donde Venezuela fue la invitada honorífica.

Chocolateros y curiosos llenaron la sala
Chocolateros y curiosos llenaron la sala

Quien lidera la corporación fundada hace 86 años y que hoy día ocupa un puesto en el ranking mundial de los 50 mejores fabricantes de chocolates según la guía estadounidense «The Fifty Best», señaló que «hacer chocolate es fácil pero hacer chocolate de calidad requiere una combinación de arte y ciencia que sólo se adquiere con el tiempo y con la experiencia».

Según Redmond, en «Chocolates El Rey», se trabaja como en familia, ya que elaborar un producto de primera requiere una gerencia corporativa, gente preparada y el compromiso de todos sus empleados.

«En la empresa hacemos un gran esfuerzo no sólo para que el personal se forme en cuanto a la materia prima sino que también se involucre y conozca todas las fases del proceso productivo. Adicionalmente, llevamos a cabo intercambios con gente amiga y alianzas internacionales».

Jorge Redmond, Presidente de «Chocolates El Rey», junto a Helen López, organizadora del evento
Jorge Redmond, Presidente de «Chocolates El Rey», junto a Helen López, organizadora del evento

Sin embargo, no todo pinta color rosa, el expositor dejó claro que el actual gobierno bolivariano no tolera la iniciativa privada: «Cuando Chávez llegó al poder sólo se requerían 4 pasos administrativos para gestionar el proceso de producción del cacao. En estos momentos, el productor debe cumplir con 90 trámites burocráticos de documentación en 19 ministerios distintos».

Añadió, que en toda la historia de Venezuela nunca se había vivido ésta situación, al tiempo que anticipó el incremento de la crisis económica debido, entre otros factores, al «feroz control de cambio que se le ha aplicado injustamente al agricultor».

El Rey del Cacao

En Venezuela durante el siglo XIX, casi se extingue el cacao debido al «boom» petrolero. Un episodio desfavorable en la historia económica venezolana ya que la mayoría de los gobiernos de turno descartaron la posibilidad de exportación de tan codiciado producto. Eso, aunado al estallido de las dos Guerras Mundiales que paralizaron principalmente el mercado en Europa. Más tarde hubo un renacimiento de éste producto en el país caribeño. Hecho que sabiamente aprovecho la firma chocolatera al conseguir intensamente la perfección en cuanto a la calidad del producto se refiere.

Actualmente, en Venezuela, alrededor de 17 mil productores trabajan con 6 tipos de cacao pero existen realmente unos 26 tipos. Un cacao que destaca por ser muy aromático pero que también es altamente susceptible a las enfermedades. «El cacao venezolano es un poco temperamental, es proporcional a los cambios climáticos. Esta peculiaridad, genera un impacto a nivel agrícola que hay que tomar en cuenta a la hora de fabricar», advirtió Redmond.

En el mundo de las dulces tabletas y la bombonería, ahora es tendencia mundial ofrecer un producto elaborado con un sólo tipo de cacao. Muchas regiones en África, Malasia y Europa, han desarrollado el concepto de «Denominación de Origen». «Chocolates El Rey» fue la primera empresa que presentó al mundo un chocolate fabricado con un sólo tipo de cacao, a diferencia de otras casas productoras que suelen mezclarlo.

Tenemos el Cacao Criollo, único en aroma y sabor, ¿para qué mezclarlo?Jorge Redmond

«Tenemos el denominado Cacao Criollo, único en aroma y sabor, entonces, ¿para qué mezclarlo?. Esta fue la filosofía que nos entusiasmó para comenzar la exportación del producto e incorporar nuestro elemento de innovación», recalcó Redmond.

Siguiendo esa línea de innovación mencionada por el entrevistado, recientemente la compañía ha incursionado en el mercado internacional manteniendo siempre un enfoque netamente de calidad. Países como Japón, Estados Unidos y Canadá, son destinos de su línea de productos, los cuales próximamente competirán en el mercado europeo.

«ICOA», un exquisito chocolate blanco

Medalla de Oro en los International Chocolate Awards

Un ejemplo de ello es «ICOA», un exquisito chocolate blanco que tomó su nombre de una «diosa india con alma blanca», como contó Redmond, galardonado por cuarto año consecutivo con la Medalla de Oro en los International Chocolate Awards, en su edición 2015. Al igual que «Sur del Lago», la nueva estrella de El Rey, una tableta de producción limitada y numerada, 100% realizada con una cepa de cacao que ha sido tostado con lentitud pero altamente fermentado para poder prolongar su sabor.

Plan Cacao

Superar obstáculos de un gobierno que lo que ha hecho es «imponer criterios que los mismos productores han rechazado», de acuerdo a las declaraciones de Jorge Redmond, ha sido una tarea difícil tomando en cuenta que «no hay ningún tipo de relación con la empresa».

Por tal motivo, la corporación ha incentivado el acercamiento con el surtidor más importante de materia prima que es el agricultor venezolano a través de una gestión que controla los métodos de siembra y los enseña a cuidar sus haciendas.

«Lo que se pretende es que la gente regrese al campo. El cacao debe y tiene que ser un buen negocio para la familia cacaotera. Hay que lograr superar el promedio nacional de 200 mil kilos de cacao que se producen ahora a unos 900 mil kilos como mínimo, para así poder extraer de la pobreza a muchos productores», puntualizó Redmond.

El optimismo empresarial mostrado por el experto en chocolates, lo condujo a manifestar que «el tema agrícola en el país está en vías de solución». Por ello, la empresa está desarrollando el denominado «Plan Cacao», que busca incrementar la producción sobre las 80 mil toneladas en un período de 15 años.

«Se producen actualmente entre 14 mil y 16 mil toneladas de cacao, por lo cual hay que recuperar unas 36 mil hectáreas que se encuentran totalmente perdidas y acondicionar alrededor de 15 mil nuevas hectáreas». Reforzó que para llevar a cabo dicho plan, se necesita una inversión de 300 millones de dólares, gestión que están buscando por medio de la banca multinacional. «El problema está en que el gobierno venezolano firme y autorice éste plan pero lamentablemente aún no se ha conseguido».

Si hay una máxima que defina la evolución de ésta gran agroindustria del cacao, son las siguientes palabras: Audacia y constancia en pensamientos. El futuro de la empresa está garantizado si, a pesar de las circunstancias, siguen manteniendo estratégicamente la diferencia en un mercado que, normalmente, no ofrece innovaciones.

Helen López
Helen López

Así que el largo plazo de «Chocolates El Rey», estará centrado en el aumento de las redes locales de distribución, el incremento de la capacidad industrial y las mejoras en la presentación del producto para lograr finalmente la internacionalización de la marca. Su intención a corto plazo volver a mercados como el español, de hecho confirmó que en esta visita las reuniones con distribuidores fueron claves. «El cocinero de alta cocina merece tener más opciones de chocolates, nosotros tenemos de los mejores del mundo, hechos en el origen del cacao, pronto daremos buenas noticias».

Everlyn Pierce, colaboradora del evento, durante la cata de chocolate que se realizó durante la charla.