Julia Roberts
Julia Roberts - APF

Cómo conseguir una sonrisa de cine

La Navidad ya está a la vuelta de la esquina. Llegan las reuniones familiares, las numerosas celebraciones con amigos y las cenas de trabajo, momentos en los que querrás lucir mejor que nunca

MadridActualizado:

Antes de nada, decir que no hay nada más bonito que la sonrisa de una mujer, aunque es cierto que en estas fechastan señaladas donde las emociones están a flor de piel queremos despedir el año con nuestra mejor sonrisa, y si es con unos dientes más blancos, mucho mejor.

Las pequeñas manchas, los alimentos que tomamos o un mal cepillado frustran nuestras ansias de blanco nuclear. Sin embargo, hay soluciones que van desde los pequeños gestos en casa hasta los tratamientos de dentista. Eso sí, sin obsesiones, igual que cada cual tiene una constitución corporal, también el esmalte de cada uno es diferente. Te dejamos unos consejos para mejorar el esmalte y trucos para «engañar» a la cámara y resaltar el tono nuclear.

A veces, solo con emplear un pequeño truco podemos conseguir que parezcan más blancos, es tan sencillo como utilizar labiales con pigmentos azulados como los rojos cereza o los granates, funciona siempre.

Importante evita tomar bebidas que tiñan. El café, los refrescos de cola, el té negro y las bebidas ricas en ácidos como el vino dañan el esmalte y van manchando paulatinamente los dientes. Evítalas y cepíllate los dientes después de ingerirlas.

Dejar de fumar puede ser un buen propósito para el año nuevo, recuerda que los dientes tienden a mancharse y amarillearse gradualmente por la acción de la nicotina y el alquitrán. Además, favorece la aparición de sarro dental y daña las encías. Por si fuera poco, aumenta el riesgo de padecer cáncer bucal, de periodontitis y la pérdida precoz de dientes.

Utiliza un cepillo de dientes suave para no arañar el esmalte. Al utilizar uno de cerdas duras, vamos debilitándolo haciéndole más propenso a las manchas y a teñirse con los alimentos que mencionábamos antes.

Cuidado con los productos blanqueantes ya que suelen ser abrasivos y desgastan el esmalte provocando sensibilidad dental e irritación de las encías, entre otros problemas.

Hay que cepillarse al menos dos veces al día pero, además, una vez al año como mínimo hay que visitar al dentista.

Evita el estrés, los nervios y la ansiedad ya que puede alterar el sistema inmunológico y secan la boca, lo cual predispone a patologías como caries, mal aliento o enfermedades de las encías.

Es recomendable beber mucha agua y hacer enjuagues bucales con flúor.

Cuidado con los dulces, recuerda que estos productos son ricos en azúcares y almidones, responsables de las caries, la placa bacteriana y la pérdida de esmalte.

Por otro lado, trata de ingerir frutas, verduras y lácteos, aliados de una dieta equilibrada y de la salud bucodental.

Pero el consejo de belleza más importante de todos es, ¡NO DEJAR NUNCA DE SONREÍR!