GTRES

Bañarse en leche como Cleopatra: este es el secreto de belleza de Mariah Carey

La diva ha reconocido en una entrevista para «The Guardian» que de vez en cuando recurre a este método para tener la piel suave y que «si no tuviera agua limpia a mano para ducharme, utilizaría agua mineral»

MADRIDActualizado:

Ya se sabe que si algo sabe hacer Mariah Carey es dar titulares, especialmente gracias a sus excéntricas peticiones para su camerino a la hora de dar un concierto. Pero hay otras tantas peculiaridades de la diva que desconocíamos. Hasta ahora.

«Me baño en leche, sí. A veces recurro a la leche como tratamiento de belleza», ha confesado la artista en una entrevista para «The Guardian», en la que ha confirmado que, en lo que a tratar la piel se refiere, nada como guiarse por la leyenda de Cleopatra, quien cuentan recurría a baños de leche de burra para preservar la luminosidad de su cutis.

Sin embargo, la cantante no ha querido desvelar qué más trucos esconde para lucir así de espléndida. «No quiero desvelar todos mis secretos. Bueno, es leche fría. Y supongo que si no tuviera agua limpia a mano recurriría a la mineral».

Una publicación compartida de Mariah Carey (@mariahcarey) el

A lo largo de la extensa entrevista, Carey afronta otros rumores que se le achacan, como la petición de veinte gatitos o de inodoros con tapas de oro para sus camerinos. Habladurías que ha negado tajantemente. «A ver, lo de los gatos es una absoluta locura. Ni siquiera me gustan tanto y ya no tengo ninguno. Y no me hagas empezar a hablar de los asientos para el váter de oro. ¡Podría comprarme una casa con ese dinero! ¿Existen este tipo de mitos acerca de otras personas?», rechazó.

Pero su negativa contrasta con la respuesta que ofreció a Katy Perry hace unos meses en Twitter, cuando la artista californiana escribía que «Mariah Carey solía exigir que hubiera cachorritos entre bambalinas para que la hicieran sentir feliz y esta idea hace realidad todos mis sueños de estrella del pop». Un mensaje al que la canadiense respondió en broma: «¡Eso ocurrió solo una vez!».