Los hilos tensores son la técnica más novedosa y natural para realzar el rostro - FOTO y Vídeo: Jesús Cuesta
Vídeos ABC: Medicina estética

Lifting sin cirugía, la técnica más novedosa y natural para realzar el rostro

Actualizado:

Conforme pasan los años, la piel pierde luminosidad y flexibilidad, pureza, refleja los estragos del estrés y la alimentación, aparecen manchas... Por ello, ABC.es se ha trasladado a la Clínica Medicina Integrativa para que la doctora María José Maroto, nos explique de primera mano con una paciente en qué consisten los «liftings» con hilos tensores, una de las más novedosas técnicas de medicina estética sin cirugía, así como los tratamientos necesarios a partir de los 45 años rondando los 50, una «edad muy complicada», matiza, y todo tipo de consejos para que nuestra piel luzca radiante.

En los últimos tiempos los tratamientos estéticos a nuestro alcance se han multiplicado, algunos con excelentes resultados, que nos acercan un aspecto más cuidado y saludable y por ende, más joven; otros, no tan naturales, con resultados un poco artificiales. La doctora Maroto defiende los tratamientos y la medicina estética desde una perspectiva de salud y de bienestar integral, combinándolos bien para conseguir un aspecto natural y «nos encontremos agusto con nosotros mismos».

Desde vitaminas, ácido hialurónico, rellenos, colágeno, peeling, láser, etc… ayudan a retrasar y hasta evitar el quirófano pero la doctora recomienda «empezar cuando surgen los problemas, da igual la edad», hasta la más novedosa de las técnicas: los hilos tensores que se introducen con una canulita en la zona de la cara de una manera nada agresiva, en consulta, sin quirófano, para parar la flacidez. Y todo ello sin dolor, ya que utilizan «una crema anestésica que se deja actuar durante una hora antes de empezar» y luego aplican «un poco de anestesia de dentista y se aguanta perfectamente».

Conocida como el «lifting sin cirugía» es una técnica por la cual los hilos levantan la cara automáticamente de una manera muy natural y, además, «promueven la formación de colágeno de la propia piel», por lo que a las pocas semanas la piel está mucho más nutrida. Estos hilos son reabsorbibles y duran entre un año y medio y dos años. Hay diferentes tipos de hilos en función del efecto que se quiera conseguir o la zona a tratar aclara la doctora.

«Hay que cuidarse con fotoprotección e hidratación desde jovencitas» recalca la doctora Maroto que explica que les enseñan «qué tienen que comer, cómo se tienen que cuidar, los suplementos nutricionales que mejoran la piel y las dos cremas que tienen que usar, no hay más», destaca la doctora pero cuando ya empiezan a salir las marcas del acné, las arruguitas, las manchas del sol «contamos con una serie de tratamientos de peelings médicos combinados con aparatología (conocidas como IPL)». Cada vez más se encuentran con gente que aunque no ha tenido acné en su juventud empieza a sufrirlo de adultos por problemas hormonales y «podemos deshacernos de esas marcas con IPL y peelings».

Una vez está la piel limpia, muchas veces está deshidratada para lo que hay que tratarla con PRP o factores plaquetarios de prevención, que «consiste en sacar sangre, se separa en una centrifugadora y la parte que queda arriba son los factores plaquetarios que, al volver a introducirlos en la piel, va a generar colágeno y elastina». Este tratmiento preventivo, unido a unas infiltraciones de vitamina C y A, coenzima Q, silicio reafirmante y otros nutricosméticos «conseguimos nutrir la piel desde dentro».

Las arrugas se tratan con tóxina botulímica. «El bótox tiene muy mala prensa pero es un tratamiento fantástico pero poniendo lo justo, lo que necesita cada persona concreta para que siga siendo ella» explica, reponiendo y devolviendo el equilibrio. Posteriormente se aplicaría el ácido hialuronico necesario y específico para cada arruga para recuperar lo que se ha perdido.

«No podemos olvidarnos del escote y las manos», recuerda la doctora Maroto. Aunque, insite, antes de aplicar los hilos tensores a las manos y escote, éstas «necesitan peeling y laser para las manchitas y ácido hialurónico para las arruguitas».

Los hilos tensores han sido un descubrimiento para la zona del óvalo, cuello, escote y manos y, aunque no es un lifting propiamente dicho como el que se hace en los quirófanos, «sí que suple y previene», concluye.