Gente&Estilo - Belleza

El método Ravenna que revoluciona los sistemas para adelgazar

El doctor Máximo Ravenna es el psicoterapeuta en manos de quien se ha puesto Dilma Rousseff para adelgazar hasta 13 kilogramos antes de su investidura

El doctor Máximo Ravenna
El doctor Máximo Ravenna - Maximoravenna.com

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, tomaba, este jueves 1 de enero de 2015, posesión de su cargo para un segundo mandato de cuatro años, fecha para la cual se había fijado una importante meta: perder 13 kilos siguiendo una estricta dieta. La semana pasada había adelgazado ya seis kilos y este jueves veíamos el resultado final del tratamiento que le recomendó Kátia Abreu, futura ministra de Agricultura: el método del doctor argentino Máximo Ravenna.

¿En qué consiste el método Ravenna?

Especializado en Psicoterapia, el doctor Máximo Ravenna propone ya no una dieta sino un método, que, básicamente, consiste en dejar de comer alimentos elaborados con harinas blancas, así como dulces y carbohidratos aunque sí incluye carnes, lácteos y vegetales.

Se trata de una dieta baja en calorías, muchas menos de lo que el cuerpo necesita por día, por lo que éste se ve obligado a sus propias reservas de grasas. La combustión de las grasas por el organismo no sólo permite una rápida pérdida de peso, desencadena un mensaje de saciedad al cerebro, que no hacen la dieta sufrible.

En la clínica de Ravenna tratan la obesidad como un problema de conducta, una adicción o tendencia a comer más de lo necesario y el método y ofrece una terapia que trata a las personas con sobrepeso como unos adictos a la comida, con recaídas y problemas para superarlo. «Lo importante es adelgazar para cambiar los hábitos y no cambiar los hábitos para luego poder adelgazar. Porque a medida que descendemos de peso, los hábitos se van modificando gracias al estímulo que representa verse bien», explican los responsables del centro. El objetivo es no es enseñar a comer sino a parar de comer.

El método se basa en el «CORTE» inmediato con los excesos, la «MEDIDA» -en la porción, el cuerpo y la ropa-; y la «DISTANCIA» entre las comidas y con la comida.

Siguiendo a rajatabla el estricto plan de adelgazamiento se puede llegar a perder entre 200 y 350 gramos al día y una vez que se llega al peso deseado y se inicia el mantenimiento, empieza la parte dirigida a trabajar en profundidad el reconocimiento de la nueva imagen corporal, consolidar la relación del paciente consigo mismo y con el medio. Al ver los resultados, aumenta la motivación para continuar el tratamiento.

Aunque cada plan alimentario está adaptado a cada persona, según su género, su edad, talla, peso, la actividad y el nivel de estrés que tiene en su vida, se elabora un régimen de 800 calorías diarias para 7 días que hay que hacer dos semanas seguidas para bajar tres kilos. Para que ese plan de descenso de peso tenga éxito hay que tener en cuenta lo siguiente:

-Beber 2 o 3 litros de líquido en forma de café, infusión, refrescos light o zumos sin azúcar, agua con o sin gas, caldos y gelatinas...

-Hacer cuatro comidas al día.

-Elegir lácteos descremados y frutas para el desayuno y la merienda.

-Tomar verduras y frutas frescas en todas sus variedades.

-Comer carnes blancas y rojas magras.

-Ingerir una porción medida de legumbres o cereales integrales.

-Elegir alimentos de bajo y medio índice glucémico como las verduras de hoja, tomate, manzana, yogur, leche...

-Limitar los azúcares, dulces y harinas refinadas. Por lo general son adictivos.

-Evitar alimentos con gran contenido en sodio como fiambres, snack, aceitunas, quesos duros y salsa de soja.

-Vegetales crudos o cocidos, solos o en preparaciones como ensaladas, al horno, en puré, como guarnición, etc.

-Métodos de cocción: hervido, al horno, a la parrilla, a la plancha.

Como cualquier régimen requiere seguimiento médico ya que el «paciente» tiene que recibir minerales, potasio, magnesio, hidratar, contrastar análisis... Pero no sólo eso sino que, además requiere «control». El control que ofrece el método del dr. Máximo Ravenna es por una parte una orientación conductual con psicólogos a quienes el paciente expresa sus inquietudes y sensaciones y la participación en grupos terapéuticos coordinados por los mismos profesionales que atienden al paciente en consulta individual, médicos, nutricionistas, psicólogos y terapeutas. «El grupo es el espacio de trabajo donde el paciente empieza a poder desdramatizar lo que le sucede viendo que hay otras personas que comparten su mismo problema, de esta forma, consiguen hacer la dieta perfecta», explican desde la Clínica Ravenna.

Pero ahí no acaba todo. En las clínicas del dr. Ravenna en Argentina, cocinan para el paciente, que puede adquirir pequeñas bandejitas de comidas hipocalóricas en combos de desayuno, almuerzo, merienda y cena -o contratar el servicio de catering diario, semanal o quincenal- imprescindibles según el doctor «porque si se hace él la comida, sin darse cuenta, manipula y dosifica mal». A los menús completos se pueden añadir, CDs con la grabación de los grupos de terapia, escapadas de fin de semana que organizan o los libros del gurú.

Más de 10 años de éxito y la popularidad entre los famosos

La institución de Ravenna nació en 1993 y, desde entonces, no ha parado de crecer en actividades, propuestas terapéuticas y sedes por todo el mundo. Más de 30.000 pacientes han pasado ya por las clínicas de Argentina como Uruguay, Brasil y España, donde el doctor Ravenna aterrizó en 2008.

La fama de Ravenna fue creciendo gracias a su éxito entre algunos de sus más famosos pacientes como el futbolista Maradona y otras celebrities argentinas, así como la española Isabel Sartorius que se puso en manos del gurú de las dietas, gracias a quien después de haberlo probado todo, fue el único que le dio resultado y le hizo perder más de 20 kilos antes de que la ministra de Agricultura brasileña se lo recomendara a Rousseff y que ahora otras de sus ministras le sigan también con devoción.

Toda la actualidad en portada

comentarios