La diseñadora Eva Merino, de Evitaloquepuedas, junto a famosas que acudieron a la pasarela vestidas con sus diseños
La diseñadora Eva Merino, de Evitaloquepuedas, junto a famosas que acudieron a la pasarela vestidas con sus diseños
Pasarela Adlib 2018

Ibiza, costura con historia

La pasarela Abdib, que cumplía 47 años, reunió muchas caras conocidas en la primera fila, que aplaudieron a los seis diseñadores y también a la maestra de ceremonias, Cayetana Guillén Cuervo

Actualizado:

Las nubes nos dan un respiro para poder disfrutar de la primera jornada de la 47 edición de la pasarela Adlib que durante este fin de semana se ha celebrado en la acogedora isla de Ibiza. En un entorno encantador como es el puerto de Marina Botafoch, Cayetana Guillén Cuervo ejerce de maestra de ceremonias entre los aplausos de las muchísimas caras conocidas que componen el front row: Lorenzo Caprile, Julia Otero, Olivia Molina, Carles Francino, Carla Hidalgo, José Lamuño, Nika con su novio, Jordi Roselló, Maya Hansen, Fernando Andina, Ruth Arma, Maggie Civantos, Jota Abril, Raquel Meroño…

«En lo que nos hemos convertido y hasta donde hemos llegado», repetía Cayetana, sintiéndose parte del espíritu Adlib, ese espíritu libre, artesano y mágico que transmitieron los diecisiete de los diseñadores que mostraron que la moda española tiene muchas aristas. Unos, de inspiración más moderna, y otros que se mantienen fieles al estilo mediterráneo, donde los blancos, las puntillas y el algodón son su leit motiv. Adornados con dos firmas de complementos: los calzados típicos de Espardenyes Torres y las joyas de Elisa Pomar, que, en una colaboración con la gran diseñadora Maya Hansen, que nos propuso sus corsés y sus vestidos de grandes cremalleras. Y aunque no se la identificara en la pasarela, sus prendas se reconocen a simple vista.

El color y la fiesta empezó con World Family Ibiza, esa gran familia que compone esta firma, que volvió a transmitir libertad y buen gusto. Merel, directora creativa de la firma, nos confesaba momentos antes del desfile que su ropa transmite alegría, felicidad. «Para una mujer bandido, que es como deben ser las mujeres» y con inspiración de las muchas tribus que existen en el mundo. Y una nota dominante, los pequeños pompones que adornaban todas sus prendas. En esta ocasión se percibía sobre la pasarela la influencia que están ejerciendo sus hijas en los diseños, que han añadido a los algodones y linos de Merel, sedas y satenes. Un espectáculo. Y del color pasamos a unos blancos puros y elegantes de Anitha Wesley, de la firma Linnea Ibiza, nos hizo disfrutar. Su mezcla country con el más puro estilo adlib resultaba tentador. Propuestas para novia adaptadas al más puro isleño, donde combinaba los pantalones baggy con encajes, con los vetidos sueltos y minichalecos. Unas propuestas que cualquier novia ibicenca estará encantada de lucir.

La colección que vino detrás gustó mucho por su originalidad y su versatilidad. Así, Eva Merino, de Evitaloquepuedas, volvió a demostrar que sus propuestas son divertidas, sin perder un ápice de comodidad. Sorprendió con vestidos reversibles, juveniles y elegantes, y utilizando los flecos como hilo conductor en una colección marcada por el movimiento y la sensualidad de las prendas. Unas propuestas sin edad, pensada para todos los tipos de mujer.

Catalina Kim, deIbiza Stones, viste a mujeres y hombres con prendas que destacan por las aplicaciones de metal y Marisa Cela, que jugó con las transparencias para unas prendas muy sofisticadas, fue la encargada de cerrar la pasarela del futuro y abrir la puerta al pasado. Un pasado que vino de la mano de una "colla" (baile típic regional).

No respetaron las nubes el segundo día de la pasarela, y desde que el sol se empezó a ocultar, la lluvia hizo acto de presencia por momentos. Interrumpiendo los desfiles de los más consagrados diseñadores que presentaban sus colecciones.

Dio comienzo Piluca Bayarri, que demostró, con una colección que recapitulaba muchas de sus prendas, que los 22 años que lleva en esta pasarela no han sido casualidad. Que sabe el oficio. Y volvió a señalar los flecos como adorno tendencia para la próxima temporada. Pero si alguien siempre tiene cosas que decir con sus creaciones, ése es Tony Bonet. Si el pasado año celebraba aniversario sobre la pasarela, en esta edición debe celebrar el resultado. Prendas elegantes y sensuales, donde la mezcla de siluetas ganó al público. Pero donde siempre destaca es en esa artesanía al más puro estilo ibicenco.

Si alguien tiene oficio y hay que destacar lo es el dúo creativo que está detrás de la firna Ibimoda, Lali y Antonia. Con 35 y 40 años respectivamente trabajando en el mundo de la moda. Su costura es delicada, algo que se aprecia en la pasarela. Propuestas para la mañana más ibicenca en blanco, pasando a los rojos y negros cuando llega la noche, sin que falten las transparencias.

Suena «Voyage Voyage» y el público deja por un momento de poner mala cara a la lluvia y disfruta de las creaciones de Alberto Serra Ramírez y José Antonio Marí Schröder, los responsables de Vintage Ibiza, que con su estilo casual y su toque mediterráneo, hicieron unas propuestas divertidas, pese a que las novias no fueran demasiado atrevidas. Porque propuestas para novias hubo de todo tipo y clase, más modernas, más clásicas, más ibicencas...

Pero dentro del estilo adlib, no todo es encaje y puntilla, también hay punto, en unos tonos pasteles, para hombres y para mujeres, una especialidad que dominó como nadie la firma Beatrice San Francisco. Y no faltan propuestas negras con brillos, muchos brillos, como las de Ivanna Maestres Ibiza.

La pasarela tocaba casi a su fin cuando la diseñadora Virginia Vald , con una paleta de colores desde los más pasteles a los rojos, amarillos y verdes, nos hizo descubrir a una voz impresionante como es la de Rebeca Brown. Un disfrute para los oídos.