ElCorreo

Una víctima de violación: «Haz lo que quieras conmigo, pero no me mates»

La Audiencia Provincial de Álava juzga a un hombre por la agresión sexual que supuestamente cometió en Vitoria en 2017

VitoriaActualizado:

La Audiencia Provincial de Álava acogió ayer la primera sesión del juicio contra un hombre que, supuestamente, violó a una joven en Vitoria en julio de 2017. La propia afectada prestó declaración ante la sala, a la que reconoció que la noche de los hechos temió por su vida: «Haz lo que quieras conmigo, pero no me mates», llegó a decir al supuesto agresor, para el que la Fiscalía pide ocho años de cárcel.

El suceso tuvo lugar la madrugada del 22 de julio de 2017. La joven había salido de fiesta por la capital alavesa con unos amigos que, en un momento dado, se marcharon a casa y la dejaron sola. Ella, que no era de la zona, había ingerido alcohol pero «nada exagerado», aseveró ayer. Al verse «totalmente perdida» en una ciudad que no conocía, se derrumbó y comenzó a llorar. Fue entonces cuando un varón de origen nigeriano se acercó a ella y se ofreció a llevarla en su coche hasta la estación de autobuses para que pudiera regresar a casa.

Según la versión de la chica, durante el trayecto el acusado se le «insinuó», pero que aceptó y «respetó» su negativa. Al llegar a la estación, ella se percató de que no llevaba el teléfono móvil encima, por lo que el varón se ofreció a llevarla de nuevo al lugar en el que se habían encontrado para buscarlo. Sin embargo, su actitud comenzó a ser más violenta: «Tenía muchísimo miedo, pensaba que me iba a matar y me iba a tirar por ahí», aseveró la joven, que en este punto de la declaración no pudo evitar llorar.

Durante el trayecto pidió en vano al hombre que detuviera el coche, quien le respondió que se tranquilizara. Finalmente, la llevó a un parque cercano en el que presuntamente llevó a cabo la violación. Para entonces, la víctima había entrado en estado de «shock»: «Haz lo que quieras conmigo, pero no me mates», le dijo.

Relaciones «consentidas»

Por su parte, el acusado, que se encuentra en prisión preventiva desde el 24 de julio de 2017, concedió que ayudó a la joven a regresar a su casa y también a buscar el móvil. Sin embargo, aseguró que fue ella la que se le insinuó durante el trayecto. En este sentido, subrayó que las relaciones sexuales que mantuvieron fueron consentidas, y que después la dejó en la estación de autobuses. El juicio continuará este jueves, cuando quedará visto para sentencia.