País Vasco

Los vecinos del edificio incendiado en Bilbao: «Todo el mundo sabía que la zona estaba mal»

La Asociación de Vecinos de Zorroza denuncia que aún existen varios edificios en los que habitan personas «hacinadas»

Los vecinos del edificio incendiado en Bilbao: «Todo el mundo sabía que la zona estaba mal»

La incertidumbre envuelve todavía al edificio de Bilbao en el que el pasado sábado murieron cuatro personas, entre ellos dos niños, a causa de un incendio. De hecho, todo apunta a que finalmente deberá ser derruido, pues de puertas para adentro «está todo abrasado». Así lo afirmó a este periódico el portavoz de la Asociación de Vecinos de Zorroza, Luis Muñoz «Piru», que duda de que la vivienda, una casa «antiquísima» de tres plantas de madera, sea «recuperable».

La desgracia tuvo lugar en una zona «degradada tanto urbanística como socialmente», situación que los vecinos pusieron en conocimiento del Ayuntamiento hace ya cerca de tres décadas. Desde entonces, ambas partes han mantenido contactos en diversas ocasiones. La última vez que la asociación habló con el Consistorio fue «hace un par de meses», afirmó Muñoz, que alegó que consiguieron derribar algunas viviendas «que estaban en muy mal estado». Sin embargo, sostuvo que aún quedan varios edificios en los que habitan personas «hacinadas», al igual que en la casa que ardió el pasado sábado.

En este sentido, añadió que la zona ha quedado «muy guetizada», algo que era conocido «por el Ayuntamiento, por el barrio y por todo el mundo».

Según informó el Gobierno local, el edificio donde se produjo el incendio se encontraba «en trámites de expropiación». El objetivo final era derribarlo, medida que entra dentro del «plan integral de regeneración de la zona» puesto en marcha por el Consorcio en octubre de 2015.

De hecho, hace tres años operarios del Ayuntamiento bilbaíno consideraron derribar tanto el edificio incendiado como otro cercano al que se le había caído una pared, pero las viviendas «no tenían las condiciones suficientes para ser declaradas en ruina», por lo que no se demolieron.

Los vecinos de este barrio de la capital vizcaína continúan en «estado de shock», afirma Muñoz: «Estamos mal, han muerto cuatro personas, todas ellas de una misma familia. Ha sido un baldón». Este miércoles, la asociación ha convocado una concentración con el fin de expresar su «dolor hacia los familiares y amigos de las víctimas» y, a su vez, pedir al Ayuntamiento que actúe «cuanto antes y con la mayor eficacia». La manifestación tendrá lugar este miércoles a las 19.30 horas en el parque del ferial.

Evolución positiva

Por otro lado, los heridos evolucionan favorablemente, ha informado este lunes el Servicio vasco de Salud (Osakidetza) en el último parte. Cinco de las nueve personas que fueron hospitalizadas siguen ingresadas. Dos de ellos, los padres del matrimonio que murió en el incendio, permanecen en la unidad de Grandes Quemados del hospital de Cruces.

La más grave es la mujer, que presenta quemaduras en el 60% del cuerpo y cuya evolución es favorable dentro de la gravedad. Una situación semejante a la de su marido, que llegó con quemaduras en el 30% del cuerpo y diversas lesiones por precipitación en altura.

En el hospital de Cruces también se encuentra hospitalizado un niño de 10 años, interno en la unidad de Pediatría. El menor evoluciona favorablemente de sus heridas y se prevé que recibirá el alta en los próximos días.

Por su parte, el joven de 21 años ingresado en Traumatología del bilbaíno hospital de Basurto con lesiones en tobillo, cadera y columna también evoluciona de manera positiva.

De igual forma lo hace la chica de 23 años ingresada en el hospital de San Eloy -la joven presentaba fracturas en vértebra lumbar y en sus extremidades inferiores al saltar al vacío para huir de las llamas-. Está previsto que la joven sea dada de alta en los próximos días.

Toda la actualidad en portada

comentarios