El lendakari, Iñigo Urkullu, junto a la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia
El lendakari, Iñigo Urkullu, junto a la consejera de Desarrollo Económico e Infraestructuras, Arantxa Tapia - EFE

Urkullu acusa al Gobierno de echar «más leña al fuego» en la crisis catalana

El lendakari asegura que el Estado «está llevando esto a un punto de no retorno»

BilbaoActualizado:

El aumento de las tensiones entre el Gobierno y la Generalitat evidencia la incomodidad del PNV. La ambigüedad impera en formación nacionalista, cuya moderación se vio cuestionada después de que varios de sus pesos pesados participaran el pasado sábado en una marcha a favor del referéndum. De hecho, su grupo en el Parlamento autonómico ha respaldado una declaración conjunta de EH Bildu y Podemos contra la detención de los 14 altos cargos de la cúpula secesionista, a los que consideraron nada menos que víctimas de una «represión política y antidemocrática». Ni siquiera Íñigo Urkullu esconde ya sus diferencias con el PP, partido que a su parecer ha echado «más gasolina al fuego» de una situación que se acerca a un «punto de no retorno».

Al término de una visita al parque tecnológico de Guipúzcoa, el jefe del Gobierno vasco ha reiterado que la crisis de Cataluña requiere «de diálogo y negociación para la búsqueda de un acuerdo». Sin embargo, ha destacado que el Ejecutivo central ha querido «apagar el fuego» con «más leña y más gasolina», algo que, ha admitido, no logra entender: «Los poderes del Estado son los que están llevando esto a un punto de no retorno», ha aseverado Urkullu, que ha emplazado a ambas partes a «retomar las riendas» de esta «preocupante» situación.

Declaración formal

En la misma línea, el grupo del PNV en el Parlamento vasco ha apoyado la declaración formal de EH Bildu y Podemos en la que cargan contra el Estado por las operaciones policiales llevadas a cabo ayer contra varios altos cargos de la Generalitat. Encabezados Joseba Egibar, los nacionalistas han manifestado su «rechazo y alarma por la intervención por la vía de derecho» catalana y transmitieron su «solidaridad» hacia «todas las personas que están padeciendo la represión política democrática dirigido por el Gobierno de España».

Una postura que ha evidenciado sus desavenencias con el PSE, su socio en el Gobierno vasco, en lo que respecta a la deriva secesionista catalana. De hecho, tanto el portavoz del grupo parlamentario socialista, José Antonio Pastor; como la del PP, Laura Garrido, han abandonado la sala en señal de rechazo ante el texto de Podemos y EH Bildu, que ha llegado a reclamar -en vano- la suspensión de la actividad de la Cámara autonómica para respaldar el referéndum ilegal.