Palacio de Justicia de Vitoria
Palacio de Justicia de Vitoria - Wikimedia

Un profesor de Vitoria se enfrenta a 16 años de cárcel por abusar de dos alumnas y una compañera

La acusación sostiene que el implicado agedió sexualmente a una de sus víctimas

BilbaoActualizado:

La Fiscalía de Álava ha pedido 16 años y medio de cárcel para un profesor de un instituto de Vitoria acusado de abusar de dos alumnas y una compañera de trabajo. En su acusación, el Ministerio Público sostiene que el implicado llegó a agredir sexualmente a una de sus víctimas, una joven de 21 años a la que inmovilizó los brazos y «comenzó a tocarle el cuerpo». A la otra chica, de 17, le «efectuó tocamientos con ánimo libidinoso en culo y pecho». Además, le enviaba mensajes vía Whatsapp con «connotaciones e insinuaciones que claramente excedían del admisible en la relación profesor-alumna».

Según el relato de la acusación, los primeros episodios de acoso tuvieron lugar en 2007, cuando el implicado, «con el fin de satisfacer su deseo sexual», comenzó a «buscar de forma reiterada la cercanía física» con su colega. El profesor aprovechaba las ocasiones en las que no había otros compañeros cerca para «rozar, tocar el pelo, brazos piernas» o dar «apretones» a la víctima, a la que llegó a tocar el culo a principios de 2015. Algo que, añade el fiscal, generó en esta «un estado de temor y angustia».

Asimismo, el profesor también le enviaba mensajes vía Whatsapp «con clara connotación sexual» en los que aludía a su «aspecto físico y modo de vestir» y «le pedía besos». Cuando la víctima se cansó y le bloqueó en la aplicación, el acusado comenzó a mandarle notas por SMS.

Acoso a dos alumnas

Un acoso al que también sometió a dos alumnas del centro, que cuando ocurrieron los hechos tenían 17 y 21 años. El fiscal sostiene que la segunda fue agredida sexualmente en enero del año pasado, cuando el acusado «la arrinconó contra una pared y, con el pretexto de hacerle cosquillas, le inmovilizó los brazos» y comenzó a tocarle el cuerpo «con ánimo libidinoso». La joven consiguió zafarse de su agresor y escabullirse en un aula cercana, pero este volvió a arrinconarla y le dijo que «no se iba a escapar tan fácilmente, que le iba a hacer cosquillas».

Acto seguido, «le desabrochó el abrigo, trató de subirle el jersey y le intentó tocar por dentro de la camiseta hasta que, al pedir auxilio, el acusado paró».

Por su parte, la menor recibió a diario mensajes «con connotaciones e insinuaciones de carácter sexual y que claramente excedían del admisible en la relación profesor-alumna». Asimismo, en una ocasión le efectuó «tocamientos en el culo y pecho», algo que causó en la chica un «profundo desasosiego» que la llevó a dejar de asistir a las clases.

La Fiscalía acusa ahora al profesor vitoriano de tres de delitos de abuso sexual continuado, por los que pide un total de 16 años y medio de cárcel. Además, reclama que tanto el acusado como el Departamento de Educación, como responsable civil subsidiario, indemnicen con 2.000 euros a la compañera de trabajo y a la menor y con 3.000 a la joven que sufrió la agresión sexual.