Las polémicas casetas de la Semana Grande de Bilbao declararon 800 euros de beneficio en 2016

Las comparsas de la capital vizcaína no tienen obligación de presentar facturas

BilbaoActualizado:

Las «txosnas» conforman uno de los principales atractivos de la Semana Grande de Bilbao. De hecho, es difícil hallar vacía alguna de estas casetas a lo largo de los nueve días que duran las fiestas de la capital vizcaína. Sin embargo, este hecho no se corresponde con los resultados que aportan sus propietarios, que en el curso 2016 declararon apenas 800 euros de beneficios. Dichas cantidades, además, no tienen soporte de facturas, pues el Área de Fiestas del PNV no obliga a la Federación de Bilboko Konpartsak a aportarlas.

En este sentido, el portavoz del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Bilbao, Luis Eguiluz, ha instado a la Junta de Gobierno local a realizar una auditoría de las cuentas de las comparsas «a fin de aprobar la realidad de aquellas y el destino de sus beneficios». Una proposición que será debatida en el pleno del próximo 28 de septiembre y que parte con la intención de «mejorar la transparencia y fiscalizar cuantas actividades se desarrollan en el espacio público y con dinero de todos».

Asimismo, el grupo popular ha recordado que, según se recoge en el artículo 20 de la Ordenanza de Fiestas de la Villa de Bilbao, «todas las comparsas y asociaciones autorizadas para la instalación de “txosnas” y similares, vienen obligadas, tras la finalización de las fiestas, a la presentación en plazo máximo de tres meses de balance de ingresos y gastos, declaración responsable de destino de la recaudación neta obtenido y proyecto de gasto de esta».

Colectivo «radical e ideologizado»

Por otro lado, el mandatario popular ha denunciado que buena parte de las casetas que se instalan en el recinto ferial están regentadas por colectivos de corte «radical e ideologizado», algo que volvió a quedar patente en la pasada Semana Grande, cuando se expusieron fotos de enaltecimiento a los presos de ETA: «Son un lobby», ha lamentado Eguiluz, que ha acusado al Ayuntamiento de «dejar hacer» este tipo de actos.

«El espacio festivo es de todos», ha subrayado el portavoz del PP, que ha alegado que no puede «haber un monopolio» de este tipo de colectivos radicales.