El presidente de Confebask, Roberto Larrañaga
El presidente de Confebask, Roberto Larrañaga - JORDI ALEMANY

La patronal vasca no percibe riesgo de «contaminación política» de la crisis catalana

El presidente de Confebask asegura que no ha percibido todavía los efectos del «procès»

BilbaoActualizado:

La amenaza de contagio del delirio soberanista catalán planea sobre el País Vasco. El «procès» ha sido objeto de tensos debates en el Parlamento, donde EH Bildu somete a constante presión al Ejecutivo de PNV y PSE no solo para que reconozca la república catalana, sino también para que impulse su propia «vía» secesionista. A pesar de este clima de incertidumbre que impera en el territorio, la patronal vasca no cree que la sangre llegue al río. En este sentido, el presidente de Confebask, Roberto Larrañaga, ha asegurado este martes que no teme una «contaminación política», aunque ha admitido que la crisis territorial puede afectar al conjunto del tejido empresarial del Estado y, por ende, al de Euskadi.

En un desayuno informativo del Forum Europa de Bilbao, Larrañaga ha puntualizado que, si algo caracteriza al País Vasco, es su capacidad para «acordar entre diferentes», algo que ha sido incluso «motivo de envidia en cuanto a la estabilidad institucional». Por esta razón, no cree que a corto plazo se pueda producir un contagio de la crisis territorial que desemboque en la declaración de una hipotética Declaración Unilateral de Independencia (DUI).

Por otro lado, el presidente de Confebask ha destacado que la patronal no ha percibido todavía los efectos del «procès». De hecho, tampoco los contemplan en sus previsiones: «Todavía no hemos constatado ningún dato en el que nos haya repercutido negativamente la situación de Cataluña», ha afirmado. Sí es cierto, por el contrario, que el «escenario de incertidumbre» en el que se encuentra inmerso España «puede afectar» en el futuro a las compañías vascas.