Federico García (d)
Federico García (d) - Rafa Gutierrez

Multa de 150 euros a un hombre que amenazó de muerte al responsable de SOS Racismo Álava

La institución afirma que es la primera condena de esta naturaleza que se dicta en el País Vasco

BilbaoActualizado:

Un juzgado de Baracaldo (Vizcaya) ha impuesto una multa de 150 euros a un hombre que amenazó de muerte en Facebook al responsable de SOS Racismo de Álava, Federico García. Se trata de la primera condena de esta naturaleza que se dicta en el País Vasco, lo cual, a juicio de la institución, supone «una llamada de atención importante a los que lanzan mensajes de odio en las redes sociales y se creen impunes».

El procesado es integrante del colectivo «Delinkuentzia Kanpora» (Fuera delincuencia), el cual reclama la expulsión de una familia «okupa» del barrio vitoriano de Abetxuko, los Manzanares Cortés, al considerarla problemática y violenta. El clan recibió el apoyo de SOS Racismo, hecho que generó tensiones entre ambas instituciones. Estas se hicieron constatables también en la Red, donde el acusado escribió mensajes como «Tú, Fede García, estás muerto» o «Gora Euskadi askatuta eta gora Abetxkujo» (Viva Euskadi libre y viva Abetxuko).

El propio García interpuso la demanda ante la Comisaría de la Ertzaintza y la Fiscalía Provincial de Vizcaya, que entendió que los hechos son constitutivos de un delito de amenazas. Finalmente, el Juzgado de Instrucción número 2 de Baracaldo ha condenado al acusado a 30 de días de multa con cuota diaria de cinco euros.

«Se creen invulnerables»

Según Federico García, no son los del miembro de «Delinkuentzia Kanpora» los únicos mensajes amenazadores que recibe SOS Racismo Álava: «Lo que se dice en las redes sociales es materia de demanda diaria –asegura a ABC–. Utilizan la clandestinidad que les brinda internet, se creen invulnerables».

En este sentido, hace hincapié en que, si bien la libertad de expresión es «legítima y necesaria», esta «no puede ser utilizada para realizar amenazas de muerte a nadie». Por ello, se muestra satisfecho con una resolución que, a pesar de todo, no considera «ejemplar», pues la condena podría haber sido mucho mayor «con la Ley en la mano».