El lendakari, Iñigo Urkullu
El lendakari, Iñigo Urkullu - EFE

El lendakari reconoce que este no es el fin de ETA «que se merece el pueblo vasco»

Iñigo Urkullu asegura que es un «honor» que la banda terrorista le critique

BilbaoActualizado:

Iñigo Urkullu ha admitido este lunes que el fin de ETA que se escenificó la pasada semana no es, «evidentemente, el que se merece el pueblo vasco». El lendakari ha destacado que la banda no incluyó en su comunicado de disolución «ningún propósito del reconocimiento del daño injusto causado» a unas víctimas que, además, ha categorizado en dos alturas. Un «error capital» con el que, a su parecer, ha tratado de avivar su propio «relato».

En declaraciones a Radio Euskadi, el dirigente nacionalista ha hecho hincapié en que este «no es el final que debería haber sido» ni tampoco el que se merece la ciudadanía del País Vasco. En este sentido, ha afirmado que la organización terrorista ha tratado de «reiterarse en el planteamiento» de distinguir entre las víctimas: «También se ha olvidado de las extorsiones, de los chantajes, de las amenazas, de la violencia de persecución, además de los muertos y heridos», ha señalado.

Por otro lado, Urkullu ha asegurado que está «acostumbrado» a recibir críticas de ETA, la cual acusó al lendakari de enturbiar la situación. A su juicio, es un «honor» que una organización criminal de estas características le censure, pues nunca debió existir: «Si a mí me acusa es porque represento también a una institución contra la que ETA ha estado siempre», ha puntualizado.