El lendakari, Íñigo Urkullu
El lendakari, Íñigo Urkullu - EFE

El lendakari pide el fin de la dispersión de los presos de ETA

El Gobierno vasco afirma que la política penitenciaria actual es «injusta» con las familias de los presos

VitoriaActualizado:

El Gobierno vasco ha vuelto a cuestionar este viernes la eficacia de la dispersión de los presos de ETA, la cual mantiene a los terroristas alejados de las cárceles del País Vasco y Navarra. Una política a la que el lendakari, Íñigo Urkullu, tiene intención de «poner fin», pues a su juicio implica un sufrimiento añadido para las familias de los reclusos. No es la primera vez que el Ejecutivo se posiciona contra las medidas penitenciarias del Estado, al que esta misma semana acusó de actuar de forma «injusta» contra los allegados de los etarras.

En palabras del lendakari, que hoy se ha sometido a una nueva sesión de control en el Parlamento, las instituciones públicas y una amplia mayoría de la Cámara y de la sociedad vascas comparten «la necesidad de poner fin a la política de alejamiento de las personas presas». Un sentimiento que quedó reflejado el pasado abril en el Plan de Convivencia y Derechos Humanos, en el que el Ejecutivo autonómico «aboga» por el «reconocimiento del daño causado y reinserción» de los reclusos, así como el traslado de estos a cárceles «cercanas a su entorno familiar».

El informe fue presentado por el secretario general de Derechos Humanos, Convivencia y Cooperación, Jonan Fernández, que esta semana consideró que el «impacto innecesario e injusto» que la dispersión supone para las familias de los presos es un «argumento definitivo» para terminar con ella. El que fuera concejal de Herri Batasuna aludió a un estudio elaborado por la Universidad de Deusto que destaca que cerca de 200 etarras se encuentran en cárceles situadas a más de 1.200 kilómetros de su hogar.