Juicio a los atracadores de Hodei Egiluz, el joven vizcaíno hallado muerto en Amberes en 2016

La última vez que se vio con vida al vizcaíno, en 2013, se mostró temeroso y aseguró que le querían violar

BilbaoActualizado:

El 19 de octubre de 2013, las cámaras captaron vivo por última vez a Hodei Egiluz, que volvía a casa después de acudir a una cena en la localidad belga de Amberes. Del joven vizcaíno, de 23 años, no se supo más hasta que, en febrero de 2016, fue encontrado muerto en las medianías del río Escalda. Este lunes tendrá lugar la primera sesión del juicio contra las tres personas que, supuestamente, le atracaron hasta en dos ocasiones antes de que se le perdiera el rastro.

Hasta Bélgica se desplazaron ayer tanto los padres como más de una decena de familiares y allegados del fallecido con la esperanza de esclarecer su trágico final. Sin embargo, los implicados no serán investigados por supuesto homicidio, sino por los robos que tuvieron lugar antes de la desaparición. En el primer atraco le sustrajeron el teléfono móvil, y en el segundo la tarjeta de crédito.

La familia, sin embargo, está convencida de que existe un nexo entre los robos y la muerte del joven: «La persona que le quitó la tarjeta de crédito intentó sacar dinero, y como no pudo, regresó a por Hodei –aseveraron personas cercanas a Hodei a Efe–. Los atracos dieron origen a su desaparición, están perfectamente relacionados». En este sentido, destacan que, a pesar de que no poseen «una verdad judicial de si el asesino fue uno u otro», saben que ambos hechos «están relacionados».

Por otro lado, las últimas personas que lo vieron afirmaron haber notado a Hodei muy nervioso y temeroso de que alguien lo siguiera. El fallecido, que había acudido a una cena de cumpleaños de un amigo, caminaba desorientado y aseguraba que alguien le quería violar. Asimismo, hizo caso omiso de unos transeúntes que le aconsejaron llamar a la policía.

Las autoridades belgas pusieron en marcha entonces un dispositivo de búsqueda que se alargó durante 3.200 horas. Finalmente, el cuerpo de Hodei Egiluz apareció cerca del lugar donde se le había perdido la pista.