EFE

Un joven de Guipúzcoa fue secuestrado por una deuda de 3.000 euros

La Ertzaintza ha detenido a un varón e investiga a otros dos sospechosos por su supuesta relación con el caso

San SebastiánActualizado:

La Ertzaintza ha esclarecido un caso de secuestro sufrido en Irún (Guipúzcoa) por un joven que al parecer fue retenido por tres personas que le exigían el pago de una deuda de más de 3.000 euros a cambio de su liberación, ha informado hoy el Departamento vasco de Seguridad.

La Policía vasca ha puesto a disposición judicial las diligencias correspondientes, ha detenido a un varón y ha investigado a otros dos sospechosos por su supuesta relación con el secuestro.

Según tuvo conocimiento la Ertzaintza, a través de un allegado de la víctima, los hechos ocurrieron el pasado 23 de agosto, cuando dos varones esperaron al joven en el portal de su domicilio en Irun y lo amenazaron con una navaja hasta que consiguieron introducirle en un vehículo en el que esperaba al volante un tercer asaltante.

La víctima fue trasladada a una zona rural, donde los agresores le instaron a que pagara una deuda de más de 3.000 euros, contraída al parecer por algún asunto de drogas, para poder recuperar su libertad.

Tras permanecer retenido varias horas, la víctima consiguió convencer a sus captores para que le soltaran con el fin de reunir la cantidad de dinero que le exigían.

La Ertzaintza ya había establecido un dispositivo de seguridad para poder localizar a la víctima y a los autores del secuestro cuando fueran a realizar el cobro de la supuesta deuda, pero esta situación finalmente no se produjo.

La investigación policial continuó hasta que a principios de septiembre, gracias a la información que tenía la Policía sobre los presuntos captores, agentes de investigación de Irun interceptaron un vehículo con tres ocupantes en su interior, cuya descripción se correspondía con los presuntos autores de los hechos.

El operativo se saldó con la detención de uno de los sospechosos en Irun, el pasado 6 de septiembre, un varón de 38 años de edad, y la puesta en calidad de investigados de los otros dos, de 25 y 24 años.

Además, en el registro del domicilio del arrestado se obtuvieron evidencias relacionadas con los hechos, ha precisado la misma fuente.

Tanto las diligencias de investigación, como los autores y el vehículo utilizado fueron puestos a disposición judicial.