País Vasco

El Gobierno vasco actuará como mediador en el desarme de ETA

El gabinete de Íñigo Urkullu ha remitido a Madrid una propuesta que incluye cambios en materia penitenciaria

El Gobierno vasco prepara una «estrategia» para mediar en el desarme de ETA
El Gobierno vasco prepara una «estrategia» para mediar en el desarme de ETA - Reuters

El Gobierno vasco se ha erguido como la parte «mediadora» entre los Ejecutivos central y vasco y ETA en el proceso de desarme de la banda terrorista, que, a priori, concluirá el próximo 8 de abril. La coalición de Gobierno de PNV y PSE ha remitido a Madrid un plan que hace referencia a la actual política penitenciaria y a la situación de los reclusos. El presidente del PP vasco ha confirmado esta mañana que el gabinete del lendakari, Íñigo Urkullu, está «generando una estrategia», si bien ha recordado que el Estado no dará «ninguna contraprestación» a cambio de la liquidación de la banda.

Por el momento, el Gobierno central no ha dado ninguna respuesta a la propuesta, que sopesa un acercamiento de los presos etarras a un límite máximo de 250 kilómetros de sus lugares de origen. Se trata de un plan para avanzar hacia la disolución final de la banda, aunque fuentes del partido han informado a El Correo de que en ningún momento se alejarán de los límites legales vigentes.

El portavoz del Ejecutivo autonómico, Josu Erkoreka, ha reiterado este martes, tras la celebración del Consejo de Gobierno autonómico, que su intención es la de ejercer una «labor de puente» entre Mariano Rajoy y los representantes de la «sociedad civil» que gestionan la «responsabilidad política» de ETA. Además, ha subrayado que el gabinete Urkullu seguirá «vigilante para garantizar que se cumplan los criterios que inspiran el desarme» y evaluará conjuntamente con el Comité Internacional de Verificación la situación para ofrecer «cobertura institucional que corresponda» si se «dan las condiciones» adecuadas.

Por otro lado, el mandatario nacionalista ha destacado que Urkullu «no tiene previsto, en principio, tener ninguna reunión» con el Ejecutivo francés sobre la entrega de armas de ETA, aunque no ha descartado que se puedan producir «nuevos encuentros o que existan nuevas comunicaciones» con Rajoy. «El compromiso del lendakari en relación a este proceso ha sido el de informar cumplida y lealmente al presidente del Gobierno en relación con todos los datos de que pudiera disponer a propósito de la voluntad y la viabilidad de un desarme efectivo en las circunstancias y condiciones que hemos comentado», ha subrayado.

No habrá «contraprestaciones»

El líder de los populares del territorio, Alfonso Alonso, ha exigido al Gobierno vasco que rectifique y retire su plan de acercamiento de los presos, pues no pagarán «a título póstumo» a una banda «derrotada» por el Estado de Derecho: «No habrá ninguna contraprestación», ha subrayado. A su vez, se ha preguntado cómo es posible que el la administración autonómica actúe como «portavoz» de ETA, «estrategia» que siembra «dudas e incertidumbre».

«No basta con que ETA no mate, sino que su proyecto no debe tener futuro en el País Vasco», ha manifestado.

Toda la actualidad en portada

comentarios