«Fuera, perros»: así son las campañas de la izquierda radical contra la Guardia Civil de Oñate

Los proetarras no dudan en utilizar a menores en sus vídeos para promover sus mensajes de odio

BilbaoActualizado:

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) ha acusado al Gobierno vasco de promover la radicalización en el territorio por permitir un escrache de la izquierda radical a la casa cuartel de la Guardia Civil de Oñate, en Guipúzcoa. Un acto que se enmarca dentro del «Fan Hemendik Eguna» o «Día del fuera de aquí», con el que los proetarras pretenden expulsar a las fuerzas de seguridad estatales del País Vasco y Navarra.

A través de un texto firmado por su presidenta, Consuelo Ordóñez, Covite critica que el Ejecutivo autonómico «lleve años desoyendo peticiones del colectivo para prohibir este tipo de actos de incitación al odio». En concreto, denuncia que la izquierda radical comenzó a convocar los escraches contra la Guardia Civil de Oñate al menos desde 2011. Este tipo de concentraciones se promocionaban a través de las redes sociales, en las que publicaban todo tipo de campañas incendiarias contra las fuerzas de seguridad: «Coge la maleta y vete a tu pueblo, hijos de puta, txakurra kampora», rezaba uno de los eslóganes de 2014.

En algunos vídeos promocionales, los radicales llegaron a hacer uso de menores de edad, que aparecen en campañas en las que se hace una clara incitación al odio hacia los agentes de la Guardia Civil, a los que llaman «perros». En la convocatoria de 2015 apareció también el cantante Pablo Hásel, condenado por enaltecimiento del terrorismo.

Como respuesta, añade Covite, la consejera vasca de Seguridad, Estefanía Beltrán, alegó ese año que en dicha localidad «ha habido una veintena de convocatorias de manifestación similares» desde 1999 con el fin de «protestar contra la presencia de la Guardia Civil, y solamente en una ocasión se ha suspendido».

En este sentido, el colectivo de víctimas critica que el Gobierno vasco «se jacte de avanzar en una respuesta de convivencia» al tiempo que permite la celebración de actos que fomentan la radicalización «y promueven el odio contra uno de los colectivos más atacados por ETA y que más ha trabajado por el fin del terrorismo».