EFE

Muere víctima del cáncer la sanguinaria etarra Belén González Peñalva

Conocida como «Carmen», se inició en el comando Madrid y sus condenas sumaban 700 años de cárcel

BilbaoActualizado:

La etarra Belén González Peñalva, alias «Carmen», ha muerto la madrugada de este jueves en San Sebastián. Un cáncer ha acabado con la vida de la terrorista, que cumplía condena en régimen de prisión atenuada en el Instituto Oncológico de la capital guipuzcoana. Entre otros crímenes, la integrante del «Comando Madrid» participó en el atentado contra un furgón de la Guardia Civil en la Plaza de la República Argentina y asesinó al coronel Vicente Romero.

El sangriento currículum de «Carmen» le sirvió para alcanzar posiciones de poder dentro de la banda terrorista, a la que representó durante de las conversaciones de Argel que tuvieron lugar en 1989. Una década después también encabezó los contactos con el Gobierno del PP. Ninguno de los procesos acabó en buen puerto, lo que llevó a la etarra a deambular por Europa y Suramérica hasta que, en 2005, fue detenida y extraditada a España.

Sus inicios como miembro activo de la organización se remontan a finales de los años 70, aunque no se integró en el «Comando Madrid» hasta 1983. En la capital española, donde fue enviada después de huir a Francia, coincidió con terroristas hoy arrepentidos como Juan Manuel Soares Gamboa y José Luis Urrosolo Sistiaga, así como con otros etarras de renombre del corte de Juana Chaos, Inés del Río y Esteban Nieto.

Las fuerzas de seguridad le achacan la autoría de atentados como el que tuvo lugar el 12 de junio de 1985 contra el coronel Vicente Romero, su conductor y un experto en explosivos. También asesinó al militar Fausto Estrigas y secuestró al financiero Diego Prado y Colón de Carvajal. Tras su paso por el «Comando Madrid» regresó a Francia, y más tarde fue enviada a Argelia, donde formó parte de la interlocución de ETA con el Gobierno junto a Eugenio Etxebeste «Antxon» e Ignacio Arakama «Macario».

Tras la ruptura de las negociaciones, González fue deportada a la República Dominicana, de donde huyó en octubre de 1998. Un año más tarde fue detenida en Pau por la policía francesa, y en noviembre de 2005 fue extraditada a España para ser juzgada por varios asesinatos y un secuestro. En total, fue condenada a más de 700 años de cárcel.

Sin embargo, la etarra fue excarcelada en noviembre de 2009 después de que los servicios médicos le detectaran un cáncer incurable. Desde ese momento cumplía condena en régimen de «prisión atenuada» en San Sebastián, donde ha muerto finalmente a los 60 años.

Acto de despedida

La izquierda radical realizará un acto de «despedida» a González. La ceremonia, han informado esta mañana dirigentes de Sortu, tendrá lugar en San Sebastián el próximo 26 de noviembre. Acompañados de integrantes de la banda como Antonio López Ruiz «Kubati», los proetarras han enaltecido en rueda de prensa la labor de «Carmen», que a su parecer actuó en torno a tres ejes: «La lucha feminista, la lucha por los trabajadores vascos y la lucha por la liberación de Euskal Herria».