La secretaria general del PSE, Idoia Mendía
La secretaria general del PSE, Idoia Mendía - A.M.

El PSE da a elegir al PNV entre el derecho a decidir de EH Bildu o la reforma «transversal» del Estatuto

La líder de los socialistas vascos afirma que su partido no apoyará ningún proceso independentista

BilbaoActualizado:

El derecho a decidir es un tema pantanoso en la relación entre PNV y PSE. No es secreto el respaldo de los nacionalistas a la autodeterminación, postura que no casa con la política de la formación de Idoia Mendía, su socia en el Gobierno vasco. Ayer, la líder socialista insistió en que su partido no apoyará ningún proceso independentista, pues es algo que está fuera de los límites de la legalidad. Sin embargo, sí se mostró favorable a habilitar una segunda mesa en la ponencia de Autogobierno para tratar por separado el derecho a decidir y la reforma del Estatuto de Guernica, tal y como propone Podemos, con el fin de obtener el máximo consenso posible en esta última.

En este sentido, Mendía, que este lunes hizo balance del primer año de legislatura, se mostró convencida de que la reforma del reglamento autonómico se podrá realizar con una mayoría amplia si el debate sobre el derecho a decidir no interfiere en ella. Por ello, anunció que el PSE respaldará la propuesta de Podemos para crear dos mesas en la ponencia de Autogobierno. Falta por determinar la posición del PNV, que, en palabras de la dirigente socialista, deberá escoger si prefiere «una amplia mayoría nacionalista con el derecho a decidir o una mayoría transversal que mejore el Estatuto».

Ilegalidad

En cualquier caso, Mendía insistió en que su acuerdo de Gobierno con el PNV contempla que cualquier reforma que tenga que ver con el autogobierno ha de realizarse dentro del marco legal vigente y bajo un consenso igual o mayor al que tuvo el Estatuto en 1979. En esta línea, recordó que la independencia no solo es ilegal, sino que ha sido el detonante del enfrentamiento que tiene lugar en Cataluña, un territorio que vive «tiempos convulsos» que se perciben «a pie de calle».

«Es tremendo, un enfrentamiento total que llega a las comidas de Navidad en la familia o el trabajo -aseveró-. No hablan de política, parece Euskadi hace 17 años».

Como solución, Mendía reiteró su deseo de afrontar esta misma legislatura la reforma estatutaria que consolide la política de acuerdos que impera en la actualidad en la Comunidad Autónoma y que, a su parecer, permitirá eludir la «frustración» generada por las «promesas falsas que hagan los nacionalistas».