Varios remolcadores han llevado hoy a Santurce (Vizcaya) el buque «Living Stone»
Varios remolcadores han llevado hoy a Santurce (Vizcaya) el buque «Living Stone» - EFE

Dirección y comité de empresa de La Naval acuerdan un ERE de tres meses para toda la plantilla

El cablero «Living Stone» será construido finalmente fuera de las instalaciones del astillero

BilbaoActualizado:

La dirección de La Naval ha alcanzado hoy un acuerdo con el comité de empresa para llevar a cabo un ERE de suspensión de empleo de tres meses, la mitad de lo que se había especulado en un principio. Fuentes de Efe aseguran que la operación afectará a la totalidad de la plantilla, compuesta por 185 trabajadores, que entrarán y saldrán del astillero de Sestao en función de las necesidades que existan para continuar con la construcción de los barcos.

También se han despejado las incógnitas en torno al cablero «Living Stone», que finalmente será construido fuera de las instalaciones del astillero. De hecho, esta misma tarde los trabajadores se han congregado para «despedir» al buque y «recordar a sus responsables que se han comprometido a terminarlo con la industria auxiliar y dentro del Puerto de Bilbao». Se trata del mismo navío cuyo dueño, el armador holandés Tideway, trató de llevarse en plena noche el pasado 21 de septiembre ante la incertidumbre de la compañía vizcaína, que este viernes presentará un concurso de acreedores.

«Ambigüedad» en el Gobierno

Por otro lado, el comité de empresa ha reclamado hoy a los partidos del Parlamento vasco que abandonen su «ambigüedad» y pidan al Ejecutivo de PNV y PSE una participación en la mesa de negociación junto al Gobierno central. Representantes de la plantilla han comparecido ante la Comisión de Desarrollo Económico para denunciar la situación de la empresa, que arrastra una deuda superior a los 90 millones de euros a pesar de tener varios barcos en cartera.

La delegación del comité, encabezada por su presidente, Pedro González, ha recordado en el Parlamento que la complicada situación de La Naval no sólo es una amenaza para la plantilla de esta empresa, sino para los cientos de trabajadores de las pequeñas y medianas empresas que trabajan para ella.