Covite colocó 62 placas en las calles de Bilbao y San Sebastián
Covite colocó 62 placas en las calles de Bilbao y San Sebastián - ABC

Covite coloca placas clandestinas en Bilbao y San Sebastián en honor a las víctimas de ETA

La institución envía un desafío a los ayuntamientos, que han «incumplido su compromiso» con los fallecidos

Actualizado:

El Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) ha colocado esta madrugada 62 placas clandestinas en diversas calles de Bilbao y San Sebastián para conmemorar a las víctimas de ETA. Los rótulos han sido colocados en puntos donde 86 personas fueron asesinadas a manos de la banda criminal. Mediante esta iniciativa, la organización ha querido desafiar a los ayuntamientos de ambas capitales, que han «incumplido su compromiso» de honrar la memoria de los fallecidos: «Si las instituciones no las recuerdan, lo haremos nosotros», ha alegado.

En concreto, los integrantes de Covite han colocado por primera vez de forma masiva 48 placas en memoria de las 62 personas que fueron asesinadas en la capital vizcaína. En San Sebastián han instalado 14 más en lugares donde se cometieron otros 24 crímenes. La campaña no solo hace mención a las víctimas de ETA, sino también a las de la Alianza Apostólica Anticomunista (Triple A) y los GAL.

COVITE cumple su palabra y coloca 62 placas en Bilbao y San Sebastián en memoria de 86 víctimas del terrorismo from COVITE on Vimeo.

Según la presidenta de la institución, Consuelo Ordóñez, la iniciativa ha de entenderse como una respuesta a la imprudencia de los ayuntamientos, que, a su parecer, han incumplido sus compromisos en materia de memoria y prevención de la radicalización: «Intentar ocultar la historia del terrorismo y sus consecuencias a las nuevas generaciones es un acto de irresponsabilidad muy grave», ha destacado. Además, ha añadido que, si los consistorios deciden finalmente retirar las placas, «al menos tendrán que buscarlas e informarse de dónde se cometieron los crímenes terroristas».

Desafío

De hecho, el pasado diciembre Covite ya reclamó al Ayuntamiento de Bilbao que cumpliera con el compromiso del anterior alcalde, Ibon Areso, que en 2014 prometió colocar placas en memoria de las personas que murieron a manos de organizaciones terroristas. Sin embargo, la institución denuncia que su sucesor, Juan María Aburto, no solo ha evitado poner las insignias, sino que amenazó con quitarlas si finalmente cumplían su desafío: «Evitar recordar a las víctimas en los lugares donde fueron asesinadas es un intento de evitar que buena parte de la ciudadanía se ponga ante el espejo de lo que ocurrió, y no lo vamos a permitir», asevera el colectivo.