Plaza de toros de Vitoria
Plaza de toros de Vitoria - EFE

El Ayuntamiento de Vitoria pone «trampas» a la feria taurina

Las peñas denuncian que los pliegos de condiciones del Consistorio para explotar la plaza son inasumibles

BilbaoActualizado:

Las fiestas de La Blanca de Vitoria quedarán huérfanas de toros por segundo año consecutivo. Tal y como se esperaba, ninguna empresa ha pujado por hacerse con los derechos de explotación del Iradier Arena, por lo que el concurso público ha quedado «oficialmente desierto». Así lo confirmó la concejal de Cultura, Estíbaliz Canto, quien abogó por sacar un nuevo pliego de condiciones que esté abierto a otro tipo de espectáculos. La noticia, muy celebrada por los sectores antitaurinos, ha sido recibida con indignación en las peñas de la capital alavesa, que acusan al Gobierno municipal de establecer unos requisitos inasumibles para las compañías.

Nada más anunciar que el concurso había quedado desierto, la edil socialista informó de que el Ayuntamiento, regido en coalición por PNV y PSE, no lanzará nuevos pliegos para organizar corridas en el caso vitoriano: «Ha sido la ciudadanía, no llenando la plaza y provocando pérdidas año tras año, quien ha decidido que no quiere feria taurina», aseguró.

A juicio del PP, el Consistorio vitoriano ha utilizado dicho argumento como escudo para disimular su rechazo a la tauromaquia. En este sentido, la portavoz popular en el Ayuntamiento, Leticia Comerón, destacó que la coalición de PNV y PSE emitió un «pliego trampa» para que los empresarios no se sintieran atraídos por el Iradier Arena: «Lo único que les pedimos es que sean claros -destacó a este periódico-. Que no anden con medias tintas para intentar cubrir el expediente cuando lo que parece es que no quieren que haya feria».

Poner y quitar la arena

El desánimo se ha apoderado de las peñas de Vitoria, que confiesan que no albergan «ninguna esperanza» de que la situación cambie en el futuro. Según Txemi Corres, portavoz de la plataforma protaurina de la capital alavesa, los aficionados al toreo están muy preocupados por la deriva de una fiesta que, antaño, «era importantísima» para la ciudad: «Era la feria que abría las de San Sebastián y Bilbao, aquí venían todas las figuras», lamenta.

Al igual que el grupo municipal del PP, Corres hace mención a las «inasumibles» condiciones que fijó el Ayuntamiento, las cuales ya evitaron que el año pasado llegaran ofertas para explotar el Iradier Arena: «Entre otras cosas, al empresario le obligaban a poner y quitar la arena», explica el también directivo del Club Deportivo Aurrera, que hace hincapié en que la plaza «tiene todas las garantías» y está «perfectamente acondicionada», por lo que a su parecer no hay razón para que el Consistorio alegue que no hay tierra. A su vez, destaca que la concesionaria también ha de ocuparse de la contratación de la banda de música, pues la administración local no facilita ninguna.

A pesar de todas estas directrices, en 2017 hubo una oferta de última hora procedente de la empresa BMF, formada por el Grupo BAL y la Casa Chopera. La propuesta fue presentada después de que el Ayuntamiento de Vitoria, que dejó de destinar recursos públicos a las corridas de toros, anunciara que el concurso había quedado desierto. Ello bastó para que la coalición de Gobierno la rechazara, pues alegó que la proposición había llegado «fuera de tiempo, con poco rigor técnico y en peores condiciones que el pliego».