El Ayuntamiento de Bilbao pone coto a los pisos turísticos ilegales

El alcalde critica que se quiera «importar un problema» tras cerrar varias viviendas

BilbaoActualizado:

La polémica sobre los pisos turísticos se ha intensificado en Bilbao a raíz del aumento de visitantes motivado por el estallido de la Semana Grande. De hecho, el gobierno de la capital vizcaína ya ha tomado medidas contra algunas viviendas que, tal y como destacó ayer el alcalde, Juan Mari Aburto, han requerido una «intervención especial» al no estar reguladas «de manera adecuada». En otras palabras: el Ayuntamiento ha comenzado a cerrar varios de estos apartamentos ilegales que no cumplen con la normativa municipal y que, según el regidor nacionalista, se han convertido en motivo de preocupación para su gabinete.

Tal y como destacó Aburto ante los micrófonos de Radio Euskadi, el Ayuntamiento de Bilbao está «cruzando los datos» con el Gobierno vasco, institución que dispone del registro de los pisos turísticos, para poderlos «regular de manera adecuada». Algo que se ha convertido en una necesidad para el Consorcio vizcaíno, que recuerda que en la ciudad existe una «infraestructura hotelera importante», por lo que la competencia «ha de ser legítima». En este sentido, destacó que su equipo trabajar para que las viviendas destinadas a acoger visitantes «cumpla la normativa», que especifica que estos han de estar situados en el primer piso y que solo puede haber uno por portal en la zona del Casco Viejo.

A pesar de todo, el mandatario nacionalista destacó que la ciudadanía bilbaína es «ajena al debate del turismo», y ha criticado que algunos sectores «quieren importar un problema que no existe» en la localidad: «El turismo tiene un peso del 6% de nuestra economía -explicó-. Es importante, hay que cuidarlo, pero tiene ese peso, no más». Asimismo, manifestó que el verano en la villa «va espectacular, la ciudad está viva, tiene poco que ver con la de hace treinta años, que quedaba desierta en agosto».

Réplica en San Sebastián

Por otro lado, el Ayuntamiento de San Sebastián ordenó ayer la clausura de dos pisos turísticos de la capital guipuzcoana que pertenecen al Arzobispado de Toledo. Se trata de dos inmuebles situados en pleno centro de la localidad que no cumplían tampoco con la normativa municipal al no estar ubicados en la primera planta.

En esta línea, el grupo municipal de EH Bildu volvió a exigir al Ayuntamiento donostiarra que mantenga la obligación de instalar apartamentos turísticos únicamente en los primeros pisos en la nueva normativa que, a priori, será presentada la próxima semana. El edil soberanista Ricardo Burutaran denunció este miércoles en rueda de prensa que, «con la que está cayendo», aún se desconoce el número de viviendas destinadas al turismo que existen en la ciudad: «La situación se está agravando día a día», aseveró el radical, que criticó que PNV y PSE hayan hecho «la vista gorda mientras el problema crecía sin control».