Aparece una estelada en un balcón del Ayuntamiento de Vitoria

El PP recuerda al alcalde, Gorka Urtaran, que en el pasado no permitió colocar «banderas de ningún colectivo social»

BilbaoActualizado:

El PP de Vitoria ha pedido al alcalde, Gorka Urtaran, que retire una estelada que hay colgada en uno de los balcones de la fachada del Ayuntamiento. En este sentido, la formación popular alega que el regidor nacionalista no permitió en el pasado colocar en el exterior del edificio «banderas o referencias a ningún colectivo social».

El partido hace hincapié en que se trata de una bandera «no oficial» y que ha sido colgada recientemente en uno de los balcones de la fachada de la Casa Consistorial junto a otra pancarta en la que se puede leer un «Sí», la cual interpretan como una señal de apoyo al referéndum ilegal del próximo 1 de octubre.

Por otro lado, los populares señalan que si esta reclamación no es atendida por el Gobierno municipal, formado por PNV y PSE, trasladarán una petición formal el lunes 25 a la Junta de Portavoces, integrada por todos los partidos del Consistorio.

«No es ilegal», afirma el PNV

Por su parte, el PNV en el Ayuntamiento de Vitoria ha alegado a este periódico que hay que diferenciar «entre lo que es la colocación de banderas en la zona de la Casa Consistorial reservada para ello y lo que son las oficinas de los diferentes grupos municipales». En este sentido, la formación alega que no es la primera vez que se colocan enseñas «diferentes a las oficiales» en los balcones de dichas oficinas a lo largo de la presente legislatura.

«En el área de colocación de las banderas oficiales no se ponen otras que no son las banderas oficiales –sostienen desde el PNV–. Otra cosa es que en el balcón de un grupo político determinado se coloque una bandera. Eso no se puede considerar una ilegalidad».

Asimismo, argumentan que en otras ocasiones, «cuando no se han puesto banderas de colectivos como el movimiento LGTBI cuando se propuso a comienzos de verano», otros grupos políticos las pusieron en sus dependencias y se mantuvieron: «Son legales y no se puede impedir que alguien coloque en su despacho una bandera. Otra cosa es que el criterio del Ayuntamiento respecto a la colocación de banderas oficiales fuera diferente, pero no es el caso», concluyen.