La etarra Izaskun Lesaka
La etarra Izaskun Lesaka - AFP

El antiterrorismo francés advierte de que ETA «sigue existiendo» y esconde armas

El pasado diciembre se descubrió un zulo con explosivos de la banda en un bosque de Las Landas

BilbaoActualizado:

ETA no solo sigue existiendo, sino que todavía esconde una parte de su arsenal. Así lo ha advertido este lunes el comandante de la Subdirección Antiterrorista francesa (SDAT), Laurent Hury, quien a pesar de todo se ha mostrado confiado en que la banda termine por disolverse.

Durante la primera jornada del juicio contra los etarras Izaskun Lesaka y Joseba Iturbide, Hury ha recordado que, pese a que ETA representó su desarme el pasado 8 de abril, hace tan solo unas semanas un caminante se encontró por casualidad con un zulo con detonadores y explosivos en un bosque de Las Landas, situado al suroeste del país galo.

Por otro lado, el comandante de la SDAT ha precisado que desde 2013 no hay constancia de que los terroristas robaran coches en Francia cuando a mediados de la pasada década cometían en torno a un centenar al año, algo que ha achacado al hecho de que cada vez hay menos clandestinos en movimiento y a que, para desplazarse, utilizan transportes públicos o vehículos de terceros.

Además, ha puntualizado que la banda se ha quedado sin nitrato de aluminio para fabricar explosivos, aunque ha reconocido que la policía no dispone de una contabilidad de los 2.116 litros de nitro-metano que la banda robó en 2007 a la empresa Labema en el suroeste francés.

Sorprendidos con armas

Hury ha realizado estas declaraciones en la primera sesión del juicio contra Lesaka e Iturbide, que fueron sorprendidos con armas y componentes para artefactos explosivos en un hotel de Mâcon en 2012. Es decir, un año después de que ETA anunciara el abandono definitivo de la actividad armada.

En este sentido, el comandante de la SDAT ha destacado que los arrestados no quisieron dar explicaciones sobre por qué transportaban explosivos, y ha considerado improbable que se tratara de una iniciativa propia, porque en ETA, «a priori, no hay electrones libres».