El diputado Aitor Esteban, esta mañana en la sede del PNV
El diputado Aitor Esteban, esta mañana en la sede del PNV - A.M.

El PNV alega que las críticas de Susana Díaz al Cupo se deben a su «ignorancia» del sistema

Esteban no cierra la puerta a la reforma de la Constitución siempre y cuando esta respete los nacionalismos catalán y vasco

BilbaoActualizado:

El PNV se mantiene en pie en la defensa del Cupo y el Concierto Económico, instrumentos que estas últimas semanas se han convertido en el foco de las críticas de Ciudadanos. A la campaña de la formación naranja se han sumado gobernantes de otras Comunidades Autónomas que, como la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, han asegurado que este tipo de herramientas fiscales otorga «privilegios» a los territorios forales de País Vasco y Navarra. En palabras del portavoz de los nacionalistas en el Congreso de los Diputados, Aitor Esteban, la reivindicación de la dirigente del PSOE es fruto de la «ignorancia» que padece en torno a un modelo que, ha añadido, también conlleva riesgos y requiere responsabilidades.

Esteban, que este miércoles ha ofrecido una rueda de prensa en la sede del PNV de Bilbao, ha destacado que los líderes de los territorios críticos con el Cupo parecen buscar «un chivo expiatorio» que les permita «evitar responsabilidades» por su mala gestión: «Siempre piensan que, si las cosas van mal, papá Estado será la solución», ha subrayado el nacionalista en referencia a las reclamaciones de Andalucía, Comunidad Valenciana y Asturias de establecer un nuevo sistema fiscal más equitativo. En este sentido, ha alegado que la campaña contra el Concierto Económico no se ha levantado sobre una base sólida, pues sus impulsores «desconocen» el funcionamiento del sistema.

Reforma de la Constitución

Por otro lado, el portavoz del Grupo Vasco en el Congreso ha abierto la puerta a una hipotética reforma de la Constitución siempre y cuando los cambios que se efectúen permitan «abordar la cuestión nacional de Euskadi y Cataluña». En esta línea, Esteban ha rechazado la deriva «involucionista» que a su juicio ha sufrido la Carta Magna por su mala interpretación, algo que la ha «alejado» aún más de la posición de un PNV que, ha recordado, se abstuvo en la votación que se produjo hace ya 39 años.

«Hay un exacerbamiento del concepto de nación española en un sentido excluyente y negador de la existencia de otras naciones, y eso es un problema –ha manifestado–. Nosotros creemos que la solución va en otro sentido, en la línea, como ya hemos manifestado en otras ocasiones, de un concierto político. Igual que ya hay un concierto económico y una bilateralidad, habría que trasladar eso al ámbito político».