Navarra

El Tribunal de Cuentas desestima la demanda contra Uxue Barkos por el cobro de dietas del Ayuntamiento

Considera que pudo mantener reuniones del grupo municipal en festivos o vacaciones

La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos
La presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos - EFE
PABLO OJER Pamplona - Actualizado: Guardado en: España Navarra

El Tribunal de Cuentas ha desestimado la demanda interpuesta por la asociación Justitia et Veritas contra la actual presidenta del Gobierno de Navarra, Uxue Barkos, por el cobro de dietas cuando compaginaba su trabajo de diputada en el Congreso y de concejal en el Ayuntamiento de Pamplona.

Según la acusación, Barkos no podía asistir al máximo de reuniones de su grupo municipal en Pamplona porque pasaba buena de la semana en Madrid. Sin embargo, el Tribunal considera que es posible que las reuniones tuvieran lugar en festivos, en vacaciones o incluso durante los Sanfermines. «No hay elementos que permita identificar reuniones concretas en fechas determinadas que pudieran no haberse celebrado o a las que no hubiera asistido la demandada», afirma la consejera, como se llama a la juez del Tribunal de Cuentas.

Considera que «el carácter anticipado de los pagos unidos a la imposibilidad de poder conocer a través de los documentos acreditativos de las reuniones del grupo municipal celebradas con derecho a dieta favorece la opacidad en la gestión de los fondos públicos, minimiza las posibilidades de control sobre los mismos y potencia escenarios de posible enriquecimiento injusto por indebidas percepciones de dietas no justificadas que podrían encubrir sobresueldos». Sin embargo, exculpa a la presidenta del Gobierno porque es el sistema de pago que tenían todos los concejales.

Por estas dietas, Uxue Barkos cobró 61.000 euros durante los años 2008 a 2012. Y el Tribunal reconoce que cobró incluso por menos reuniones de las firmadas. Es decir, existía un máximo de reuniones por las que se podía cobrar y la entonces portavoz de Nafarroa Bai y Geroa Bai firmó la asistencia de más reuniones que ese límite. Pero la acusación le reclamaba hasta 208.000 porque también firmó la asistencia a reuniones de los concejales de su grupo. Sin embargo, el Tribunal de Cuentas considera que su firma «no supuso una actuación determinante para el cobro de las dietas por los demás concejales, pues eran estos quienes devengaban el derecho a percibir tales dietas».

El Tribunal de Cuentas era el último tribunal al que la acusación podía acudir para reclamar la devolución del dinero percibido por la presidenta del Gobierno de Navarra ya que anteriormente tanto la Audiencia Provincial de Navarra como la Cámara de Comptos (el Tribunal de Cuentas navarro) como el Tribunal Supremo desestimaron las reclamaciones.

Toda la actualidad en portada

comentarios