Bandera de Navarra
Bandera de Navarra - PABLO OJER

Más de 23.000 personas se manifiestan en Pamplona «en defensa de la bandera de Navarra»

Exigen al cuadripartito radical que gobierna en la Comunidad que proteja sus símbolos

PAMPLONAActualizado:

Miles de personas, más de 23.000 según la Policía Nacional, recorrieron ayer el centro de Pamplona con una petición que en buena parte del mundo resultaría absurda, la defensa de su bandera, «la de Navarra». Sin embargo, en la Comunidad foral ha sido necesario convocar una manifestación para demostrar al cuatripartito que gobierna, formado por Geroa Bai, Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra, que sus ciudadanos quieren proteger la bandera que les representa.

La iniciativa surgió de tres personas que se indignaron a raíz de la derogación el pasado 30 de marzo de la ley de Símbolos que, además de regular la colocación de la bandera foral, impedía que en los balcones municipales se colocase de forma oficial la bandera de otra Comunidad Autónoma. Su derogación deja la puerta abierta a que la ikurriña ondee en los ayuntamientos navarros. De hecho, el viernes, el alcalde de Pamplona, Joseba Asirón (Bildu) ya advirtió que su deseo es que en Sanfermines la ikurriña esté en el edificio consistorial.

La derogación de la ley de Símbolos permitirá que la ikurriña ondee en los ayuntamientos navarros

La marcha, presidida por una enorme bandera de Navarra, se convirtió en una auténtica marea roja ya que los asistentes acudieron con pañuelos rojos y con miles de banderas. A lo largo del recorrido se gritaron diferentes consignas como «esta es mi bandera, no me pongas la de fuera», «Barkos entiende, Navarra se defiende», «no somos ultras, somos navarros». En alguna ocasión, las menos, también se pidió la dimisión de la presidenta de Navarra, Uxue Barkos.

Y es que los partidos del cuatripartito han realizado durante las últimas semanas una intensa campaña contra la manifestación de ayer, tachándola de «manifestación de ultras». Tal y como advirtieron UPN y PSN, tenían miedo de su éxito. Y vistas las calles del centro de Pamplona, su miedo se hizo realidad.

La marcha estaba organizada por tres asociaciones civiles, y contaba con el apoyo de UPN, PP, PSN y Ciudadanos entre otros partidos políticos. También se habían sumado decenas de organizaciones y asociaciones.

Al término de la manifestación, tras la interpretación de unas jotas, los organizadores manifestaron que «hoy estamos aquí para defenderla (la bandera de Navarra) y, sobre todo, para festejarla y rendirle homenaje». Y recordaron que «los que dicen que no hay necesidad de ello juegan al doble discurso, porque son ellos los que han derogado la ley».

Buscar la concordia

En el manifiesto final, los organizadores consideraron que «es el Gobierno de Navarra quien debe buscar la concordia y procurar la unidad entre la ciudadanía». Por ello, «hoy estamos aquí manifestándonos de manera pacífica, festiva y firme ante el Palacio de Navarra (sede del Gobierno foral), porque queremos que su presidenta oiga el clamor de miles de navarros que exigimos la defensa efectiva de la bandera de Navarra, reponiendo la ley de Símbolos derogada».

Al inicio de la manifestación, el presidente de UPN, Javier Esparza, recordó que «tenemos unos símbolos, tenemos una bandera. Y esos símbolos y esa bandera nos unen a todos». Consideró que «la deriva que ha tomado el cuatripartito ayuda poco a que se conviva con naturalidad», por eso pidió «que reflexione el cuatripartito».

También la presidenta del PP de Navarra, Ana Beltrán, apuntó a que el Ejecutivo de Barkos debe fijarse en los ciudadanos que salieron a la calle. «Con la derogación de la ley de Símbolos, Navarra ha quedado huérfana de identidad. Por eso, es hora de decir alto y claro que no vamos a permitir que el afán nacionalista del cuatripartito quite a nuestra bandera el valor y el lugar que se merece». Con el canto del Himno de las Cortes de Navarra, el himno de la Comunidad foral, la manifestación finalizó en un ambiente festivo.