Madrid - Municipios

El Ayuntamiento de Torrelodones denuncia el robo de la «caca gigante»

La empresa concesionaria del servicio se va a hacer cargo de la reposición de la «caca», de tres metros de altura, con un coste aproximado de 2.400 euros

El Ayuntamiento de Torrelodones denuncia el robo de la «caca gigante»

El Ayuntamiento de Torrelodones ha denunciado ante la Guardia Civil el robo de la «caca gigante» protagonista de la campaña municipal para concienciar a los ciudadanos sobre los problemas que conlleva no recoger los excrementos caninos. Fuentes municipales han informado a Efe de que fue el pasado fin de semana cuando se sustrajo la mochila que portaba el hinchable tras ser desmontado. La empresa concesionaria del servicio se va a hacer cargo de la reposición de la «caca», de tres metros de altura, con un coste aproximado de 2.400 euros.

El concejal de Comunicación, Ángel Guirao, ha señalado que la sustracción se produjo la noche del domingo en la Plaza de la Constitución, frente al Ayuntamiento, cuando el personal que participa en la campaña estaba guardando el material en un almacén municipal. Guirao ha asegurado que en el Ayuntamiento «aún» están «estupefactos» y «perplejos» y que cuando el personal se percató de la desaparición del hinchable en «principio» se pensó en un extravío o en una broma y que «alguien lo iba a devolver».

De este modo, ha señalado que en el momento del robo la caca estaba desinflada y compactada en un paquete de 70 centímetros de altura, con un peso de 30 kilos. Según Guirao, del coste de la reposición de este material se hará cargo la empresa encargada de la campaña, que «ya ha encargado otro hinchable» y que estará disponible «la próxima semana». «El precio de la caca es de 2.416 euros», ha añadido. «Se conoce que la campaña ha sido un gran éxito porque hemos conseguido que se conciencie todo el mundo hasta el punto de limpiar las cacas de tres metros de altura», ha indicado.

El hinchable tiene unas dimensiones de dos metros y medio de alto por tres de ancho. Desde mayo y hasta finales de este mes se está instalando espacios como la Plaza de la Constitución, la Casa de la Cultura y polideportivos, entre otros lugares. La iniciativa forma parte de la campaña cívica puesta en marcha por el Ayuntamiento y que se denomina «Pon un huevo». A través de la misma también se colocarán cacas de menor tamaño, elaboradas en cemento, en los puntos donde suelen pasear los perros con el mensaje «Este es uno de los mayores obstáculos para la convivencia. Si tienes perro ayúdanos».

El Consistorio ha creado el hastag #nomascacas. A quienes se fotografíen con las cacas gigantes se les regalará una camiseta y un folleto en el que, entre otras cuestiones, se recogen las distintas formas que tiene el castellano para designar a los excrementos.

Toda la actualidad en portada

comentarios