Dj Mark Ido Empire
Dj Mark Ido Empire - ABC

El Dj y el lazo tribal: rituales de magia negra aterrar a las esclavas sexuales de por vida

Los cárteles de la droga también utilizan a santeros para que les aconsejen en sus negocios

MADRIDActualizado:

Los embrujos de las mafias nigerianas, como la capitaneada por el Dj Mark Ido Empire, han progresado del vudú al vudú-yuyu. Además de arrancarles las uñas y el vello púbico, también les quitan mechones de cabello, las obligan a beber whisky y a comer corazones de pollo crudos. Si no lo hacen, temen que las vidas de sus familias y de ellas mismas. Es lo que se llama un lazo tribal.

A veces, usan botellas de plástico en las que meten el compromiso que las une «de por vida» a sus proxenetas. Y arena o cenizas, que son guardadas por la organización para recordarles ese contrato, que a veces figura por escrito. Otras veces, realizan magia negra. Muchas de estas víctimas son menores de edad y viven aterradas de por vida.

La utilización de brujos y santeros, sin embargo, no es exclusiva de estos grupos. Algunas mafias de la droga colombianas y dominicanas echan mano de ellos para sus golpes. Les consultan sobre qué día es el más indicado, por ejemplo, para hacer un traslado de cocaína. O si hay algún chivato en el grupo.

Eso ha quedado constatado en mafias de alto nivel, como las que presuntamente dirigían Ana María Cameno, conocida como la «reina de la coca» y su socio Álvaro López Tardón, señalado como el último líder de la banda de los Miami. Utilizaban a un santero cubano.

De la misma nacionalidad era la bruja de la banda de narcos arrestada en la primavera de 2017 en Madrid. Afincada en El Casar de Escalona (Toledo), les echaba las cartas, huesos e incluso les ungía para hacerles «lavados del alma».

La supuesta vidente, que fue arrestada aunque quedó en libertad con cargos, les ofrecía contactos, les aconsejaba sobre cuándo realizar un movimiento de droga, les informaba de si la Policía seguía sus pasos o si debían seguir adelante, por ejemplo, con una operación de 500 kilos de droga.

Sobre esta cuestión, su respuesta fue afirmativa; pero, a la luz de cómo se desarrollaron los sucesos, la bruja falló de cabo a rabo. Les llegaba a cobrar hasta 3.000 euros por consulta, precisaron fuentes del caso.