World Cheese Awards 2016 Guadarrama irrumpe entre los mejores quesos del mundo

Dos jóvenes madrileños reciben cinco galardones en el certamen quesero más prestigioso con Arroyo del Endrinal, elaborado con leche de cabra

Isaac y César del Río posan para ABC con dos de los quesos premiados, junto a un rebaño de cabras
Isaac y César del Río posan para ABC con dos de los quesos premiados, junto a un rebaño de cabras - JAIME GARCÍA

Los hermanos Del Río, de 27 y 24 años, criados en la Sierra de Guadarrama, planificaron un futuro laboral ligado a sus estudios de quiropráctica y fisioterapia. Las circunstancias del sector, sin embargo, desviaron sus caminos a la producción de leche de cabra y quesos. Lo que no imaginaron es que sus elaboraciones se colarían entre las mejores del mundo; los curados y semicurados de Arroyo del Endrinal han recibido una medalla de oro y cuatro de plata en los World Cheese Awards, el certamen quesero más prestigioso, cuya última edición se celebró en San Sebastián.

A pesar de las enormes diferencias que separan la sanidad y la explotación ganadera, estos jóvenes emprendedores representan la unión entre ambos mundos. «Era el negocio familiar y vimos que era interesante para empezar a trabajar», relata César, el hermano mayor. Su implicación aumenta a medida que crece la empresa; mientras que Isaac se dedica en exclusiva a la producción quesera, máxime tras los resultados cosechados.

El cambio tampoco fue fácil, aunque en parte generó el horizonte que ahora vislumbran. Los precios a la baja en la venta de la leche, ínfimos, significaban la ruina inmediata, por lo que decidieron que la producción fuera propia. «En marzo pasamos a ser los dueños de las ventas, sin depender de nadie», explican a ABC. Las explotación de Arroyo del Endrinal Sierra de Guadarrama asciende a 500 kilos de quesos al mes, con una producción de leche muy limitada.

[Consulta aquí los premios del World Cheese Awards 2016]

Sin otro aval que su escasa experiencia y los consejos familiares, presentaron varias elaboraciones a los World Cheese Awards. El hecho de que se celebrara en España fue el empujón definitivo para probar suerte. El éxito, no obstante, no fue cosa de la fortuna o del patriotismo. «Teníamos la certeza de que el producto era bueno, cuidamos mucho la leche y no presentamos cualquier cosa», asegura César. Los galardones, en cambio, sí fueron una sorpresa mayúscula.

«Competimos con los mejores y recibir un oro fue increíble». Arroyo del Endrinal recibió este reconocimiento en la categoría de mejor queso semicurado de producción menor a dos toneladas. Las platas fueron para el curado crudo; el curado nuevo (comercializado por primera vez en 2015) y el curado pasteurizado, también en producción menor a dos toneladas.

Limitado y de calidad

Los quesos de César e Isaac llevan la firma del artesano Alberto García Márquez, de la quesería Peñarubia. Su presencia, según afirman, multiplicó las opciones de triunfo. El resultado, añaden sus padrinos, es «un producto cuidado, de calidad, limitado y con mucho nivel». El secreto está en el mimo con el que elaboran la leche: «Tiene una bacteriología muy baja, apenas está tratada y por eso su calidad es muy buena».

La etiqueta que ahora acompaña a los quesos de Arroyo del Endrinal derriba puertas cerradas hasta la fecha. «Quien era experto en quesos ya sabía que era muy bueno, pero ahora ya lo reconoce todo el mundo». Los premios han marcado un punto de inflexión que ha empezado a reconocerse en Navidad, donde se han conjugado las medallas, el esfuerzo y las fiestas. «Son quesos gourmet pero asequibles para todos los bolsillos», aseguran.

Toda la actualidad en portada

comentarios