Madrid

Valiente y Monedero visitan el campo de concentración nazi de Mauthausen

El tercer teniente de alcalde colocará una placa para rendir homenaje a los 442 madrileños republicanos deportados

Mauricio Valiente entrega unas rosas rojas
Mauricio Valiente entrega unas rosas rojas - @mvalienteots

El tercer teniente de alcalde, Mauricio Valiente, ha viajado hasta el campo de concentración nazi de Mauthausen-Gusen, en Austria, para rendir homenaje a los 442 madrileños republicanos deportados y que fueron los últimos liberados por la Unión Soviética. «Es emocionante participar en la mayor movilización antifascista europea recordando a los 7.000 españoles deportados a Mathausen», expresó ayer Valiente tras acudir los actos centrales organizados por el Comité Internacional de Mauthausen. Valiente ha acudido al acto en representación del Ayuntamiento, pero también han acudido otros miembros de Podemos como Juan Carlos Monedero o la diputada de IU en el Parlamento Europeo, Marina Albiol.

El pleno municipal del pasado 26 de abril aprobó por unanimidad una iniciativa de Ahora Madrid para, según explicaba el texto, «expresar el reconocimiento y homenaje de la Corporación a las víctimas del nazismo que sufrieron el horror de los campos de concentración; impulsar actos para promover la memoria de estas víctimas; colocar un monolito o escultura en memoria y reconocimiento a los hombres y mujeres de Madrid deportados a los campos de concentración nazis entre 1940-1945, y colocar en Mauthausen una placa en su recuerdo».

La proposición recordaba que se cumplen 72 años de la liberación de los campos nazis y que «poco a poco, las voces de las víctimas se van apagando». «Las víctimas de los campos nazis no lo fueron por azar, sino como resultado de su posición en defensa de la República, derrotada por las armas fascistas, y que los abocó al exilio. Fueron enemigos de Franco y enemigos de Hitler y por esta condición acabaron siendo deportados a los cambios del Reich», recuerda la proposición aprobada por la Corporación. «Están perfectamente documentados el número y la identidad de las personas nacidas en Madrid que estuvieron deportadas en todos los campos de concentración nazis: 442», concluye.

«Su deportación no hubiera sido posible sin el abandono del régimen colaboracionista de Vichy y sin la aquiescencia, por parte de la dictadura franquista, para que estos prisioneros de guerra fueran puestos en manos de la Gestapo y calificados como apátridas», concluía el texto de la iniciativa municipal.

Toda la actualidad en portada

comentarios