Canal de Isabel II Gestión

Dos torres «gemelas» para extraer la energía del embalse de Valmayor

La compañía madrileña levantará este año una segunda toma de captación de agua asociada a una minicentral hidroeléctrica capaz de iluminar una población de 7.500 habitantes

Torre de toma del Canal de Isabel II Gestión
Torre de toma del Canal de Isabel II Gestión

Garantizar y mejorar el abastecimiento sin desaprovechar ni una «gota» de energía. Ese el doble objetivo del Canal de Isabel II Gestión en la construcción de segunda torre de toma «gemela» de la ya existente en el embalse de Valmayor. Una de las obras más importantes de la región que permitirá, por fin, mantener la capacidad de captación de agua en este embalse –que abastece al noroeste y sur de la Comunidad– en caso de mantenimiento. Ahora es imposible realizar estas tareas en la torre existente sin afectar a la red. Las obras, que comenzarán en los próximos meses, van asociadas a la creación de una nueva minicentral hidroeléctrica que se encuentra en fase de construcción. Gracias a ella, el caudal obtenido a través de cualquiera de las dos torres podrá ser convertido en energía eléctrica a su paso por unas turbinas previas a la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de Valdemorillo.

Torre de toma actual
Torre de toma actual- CYII

Las torres permiten extraer agua a diferentes alturas, en función del volumen existente. La actual, anexa a la escollera que sirve de presa, tiene tres cotas de captación. La nueva, situada a 78 metros de la orilla derecha junto a la rampa que utilizan las embarcaciones naúticas para navegar, tendrá dos. Durante la ejecución de las obras, el trasiego de maquinaria obligará a dejar libre los espacios que ocupan las bases náuticas que el propio Canal y la Escuela de Regatas de Valmayor tienen allí.

Será construida con anillos de hormigón armado mediante técnicas de construcción subacuáticas. Esta compleja modalidad evita tener que vaciar el embalse. «No se va a interferir en el volumen de agua almacenada», aclaran desde el Canal de Isabel II ante los rumores, en esa línea, de los pueblos vecinos.

La nueva toma beneficiará a los vecinos de Alcorcón, Humanes de Madrid, Moraleja de Enmedio, Móstoles, Arroyomolinos, Boadilla del Monte, Brunete, Fuenlabrada, Las Rozas de Madrid, Majadahonda, Navalcarnero, Quijorna, Sevilla la Nueva, Villanueva de la Cañada, Villanueva del Pardillo, Villanueva de Perales, Villamantilla y Villaviciosa de Odón.

El coste de las obras, que cuentan con las pertinentes declaraciones de impacto ambiental y un presupuesto de 15 millones de euros, incluyen la construcción de una pasarela de acceso a la torre y un pozo de ataque aguas abajo de la presa para la maquinaria. Desde allí se realizarán dos perforaciones: una hacia la torre de toma y otra hacia el canal de alimentación de la estación de tratamiento. Asimismo se hará una conducción mediante una zanja que lleve el agua hasta la conexión con la nueva minicentral hidroeléctrica. Sólo para esta infraestructura, la compañía de aguas madrileña va invertir 6,3 millones de euros.

60% de autoabastecimiento eléctrico

Microturbinas instaladas en la ETAP de Majadahonda
Microturbinas instaladas en la ETAP de Majadahonda- JOSÉ RAMÓN LADRA

Un coste que prevé amortizar a medio plazo gracias al aprovechamiento eléctrico que genera el caudal derivado desde el embalse de Valmayor hasta la estación de tratamiento de agua potable. La minicentral contará inicialmente con una turbina que tendrá una potencia máxima de 800 kilovatios. Se trata de una potencia similar a la energía consumida por una población de unos 7.500 habitantes. Está previsto que en un futuro se añadan otras dos turbinas con la misma potencia instalada que se sumen a la «ola mágica» que ya ilumina el Canal de Isabel II. El objetivo final, junto a las ocho minicentrales hidroeléctricas que ya gestiona la empresa, es el autoabastecimiento. Estas pueden generar hasta 39,1 megavatios (MW).

La energía hidroeléctrica ha evitado la emisión de cerca de 43.000 toneladas de CO2 a la atmósfera

Esta compañía de agua es la empresa con mayor capacidad instalada para generar eléctricidad de Madrid, con un total de 83,24 MW. Además de las minicentrales –en los pantanos de Pinilla, Riosequillo, Puentes Viejas, El Villar, El Atazar, Torrelaguna, Pedrezuela y Navallar– cuenta con una novedosa iniciativa española de aprovechamiento energético mediante la instalación de microturbinas en la red de agua potable.

El Canal de Isabel II Gestión y su participada Hidráulica Santillana cuentan, en la región, con todas estas instalaciones que, en paralelo con los procesos de abastecimiento y saneamiento de aguas, permiten generar energía renovable. Lo hacen al aprovechar energéticamente los flujos de agua de los procesos habituales de funcionamiento de sus instalaciones.

Gracias a ello, en 2015 la producción total de energía eléctrica fue de 243.340 megavatios hora (MWh). Con esta energía, por ejemplo, se podría abastecer el consumo anual de una ciudad de 203.000 habitantes, similar a la de Móstoles. De este modo, la empresa garantizó el 60,54% del consumo total de la empresa, que fue de 402.000 MWh. El grado de autoabastecimiento depende de la disponibilidad de recursos hidráulicos. El año pasado, ésta fue algo menor debido a que las aportaciones han sido más limitadas –un 37% menores a la media histórica–. De hecho, la ausencia de lluvias a finales del año pasado dejó este pantano por debajo del 45% de su capacidad e, incluso, fue posible cruzar a pie el viejo puente del Tercio que duerme en su fondo. Ayer, estaba por encima del 57% de su capacidad total, que es de 124,4 hectómetros cúbicos.

«La generación de energía eléctrica a través de estos medios ha logrado evitar la emisión de cerca de 43.000 toneladas de dióxido de carbono a la atmósfera, solo en 2015», recuerdan desde el Canal.

Toda la actualidad en portada

comentarios