Un globo aerostático sobrevuela el Palacio Real de Aranjuez
Un globo aerostático sobrevuela el Palacio Real de Aranjuez - JAIME GARCÍA

Los tesoros de Aranjuez, a vista de globo

El Real Sitio y Villa de Aranjuez acoge entre el 27 y el 29 de noviembre la Copa del Rey de aerostación

MadridActualizado:

El Real Sitio y Villa de Aranjuez, otrora lugar de retiro y ocio de la monarquía española, elevará su consideración paisajística y arquitectónica en el sentido más estricto de la expresión. A su conocido valor a ras de suelo, inherente a su palacio, edificios históricos y jardines, se sumará este fin de semana una perspectiva única; a vista de globo. Y todo porque el municipio acogerá la XVIII edición de la Copa del Rey de Aerostación.

La cita, escenario inédito de competición para más de cuarenta deportistas, inundará el cielo arancetano de una veintena de globos que, con el único rumbo que marque el viento, como es habitual, saltearán la estampa otoñal del Palacio Real y sus alrededores. Estos gigantes, de treinta metros de alto y diecisiete de diámetro, se mueven en la misma dirección que las corrientes y soplos, con el único control que proporciona el quemador. «Se sabe donde se despega pero no donde se aterriza», revela el piloto que dirige el viaje de ABC. El funcionamiento de los globos aerostáticos obedece a un mecanismo muy sencillo: estos se llenan de aire frío que se calienta hasta alcanzar los 100 grados; después, el contraste del aire de la vela con el del exterior hace que se eleven.

A doscientos metros de altura, en la cesta del globo, las sensaciones son un tanto contradictorias. La incertidumbre de dónde acabará el viaje, con el añadido evidente de verlo todo como un pájaro, sin un mecanismo de seguridad al uso, confluye con el remanso de paz que se siente allí arriba, donde no hay noción del tiempo ni distracción más allá del ruido ocasional del quemador, sin riesgos, y del monumental paisaje. La amalgama de colores que se confunden entre los árboles en la ribera del Tajo, verdes, ocres y rojizos, actores mudos de la historia del espacio, concentra las miradas embelesadas de los viajeros; cómplices puntuales de unos tesoros que, sin duda, ganan desde la altura.

Bajo el patrocinio de The Ballon Company, Aranjuez quiere que la celebración de la Copa del Rey de Aerostación sea un punto de encuentro para quien quiera disfrutar del vuelo de este singular medio de transporte y de la riqueza patrimonional del municipio. «Nuestro río Tajo, nuestros jardines, nuestras huertas y paseos históricos, nuestras calles y plazas, conforman un espacio único y queremos que todos los que acudan a disfrutar de este deporte lo hagan también de nuestra ciudad», destacó en la presentación del evento la alcaldesa de la localidad, Cristina Moreno.