Los neonazis, con uno de los residentes en el edificio, tras el aplazamiento
Los neonazis, con uno de los residentes en el edificio, tras el aplazamiento

Suspendido el desalojo del banco okupado por los neonazis el Hogar Social por «problemas técnicos»

Los «inquilinos» no pensaban salir voluntariamente. La comisión judicial ha decidido aplazarlo y descartar el uso de la fuerza

MadridActualizado:

El anunciado desalojo de los neonazis del Hogar Social Madriddel edificio okupado hace trece meses de la Banca Privada de Andorra situado en la plaza de Colón, intervenido desde 2015, tendrá que esperar. La cita era a las 9.30 horas de hoy y el desahucio se ha suspendido sobre las 11.19 horas de la mañana. ¿El motivo? No hacer uso de la fuerza. Así lo ha decidido la comisión judicial y los miembros de la Policía Nacional.

Los 20 «inquilinos» que viven de forma permanente en el lugar y los 60 simpatizantes que acudieron a pasar la noche con ellos para apoyarles, junto con la treintenta de ultraderechistas apostados en el exterior, anunciaron que no iban a salir de forma voluntaria, si bien una vez que los agentes de la Unidad de Intervención Policial (UIP) entraran en el inmueble no iban a oponer resistencia, en principio.

Así lo ha manifestado el abogado del grupo ultraderechista, Ignacio Menéndez antes los periodistas. Este ha alegado tabién que el desalojo era «irregular» dado que el tribunal no había contestado al recurso presentado por ellos hace tres semanas pidiendo la nulidad de la actuación, por eso los atrinche iban a abandonar el inmueble «ya que no se daban las condiciones para cumplir el requerimiento».

Al final, los policías no han llegado a acceder a la propiedad a pesar de que el Juzgado de lo Penal número 34 de Madrid dictó la orden de que se ejecutara el lanzamiento. Supuestos «problemas técnicos» han sido la causa según el letrado del Hogar Social. Al no franquearles la entrada los «okupas», los dueños del inmueble han llamado a un cerrajero que no ha podido abrir ninguna de las puertas del banco ya que son de seguridad.

La comisión judicial ha optado por no forzalas y suspender el alzamiento hasta que el juez decida. A su marcha, se han escuchado aplausos desde el interior.

Demagogia

La puesta en escena no ha faltado. Un alfombra roja con las palabras «Nunca pierden los que nunca se rinden», que conducía hacia la entrada principal y las dos pancartas que desplegaron en la azotea del edificio a las 9.38 que rezaban «Culpables de asaltar una banca corrupta» «Para dar un hogar a españoles sin casa», con el lanzamiento de botes de humo, formaron parte del espectáculo. Más de una decena de jóvenes ultraderechistas con una especie de monos de obrero y caretas de Anonymous fueron los encargados de desplegarlas.

Cuando se marcharon los agentes y los funcionarios del juzgado salieron del banco y sobre la alfombra hicieron un pasillo y corearon «No podrán acabar con la ayuda nacional». «Andrés esta noche va a poder dormir bajo un techo un día más», dijo Melisa Ruiz, la portavoz del Hogar Social, se mostró «satisfecha de haber parado el lazamiento, más bien por las prácticas chapuceras de la propiedad». Agregó que «ayudan a quien no lo hace el Estado, que sí ofrece todo tipo de facilidades a los inmigrantes. A nosotros se nos criminaliza por ello. Es inadmisible», concluyó.