De San Bernardo
Tribunales

El Supremo revisa el recurso de Flores contra sus cuatro años de prisión por el Madrid Arena

Dos acusaciones apelan contra la absolución de los doctores Viñals por la desatención de Cristina Arce y Katia Esteban

MadridActualizado:

El Tribunal Supremo celebra hoy la vista de los recursos de casación interpuestos contra la sentencia del Madrid Arena. Será en una vista pública en la Sala de lo Penal, a la que no asistirán ninguno de los siete condenados.

En su lugar lo harán los letrados, empezando por el del principal condenado, Miguel Ángel Flores, promotor de la fiesta mortal de Halloween celebrada en 2012 en la que murieron cinco jóvenes en una avalancha humana, uno de los recurrentes. A él se le impuso la pena de cuatro años de prisión por la comisión de cinco homicidios imprudentes. El de Belén Langdon, Rocío Oña, Cristina Arce, Katia Esteban y Teresa Alonso, de entre 17 y 20 años Está en libertad.

Su abogado alegará, como hizo en el juicio, que no ha quedado acreditada la existencia del sobreaforo, que una cosa son las entradas y otras las personas físicas y esgrimirá un informe de la Policía Científica, «imparcial», recalca, que indica que en el momento álgido de la noche en el recinto había 12.000 personas, no más de 16.000. El aforo máximo era de 10.620. Además, su defensa considera que Flores no era responsable de la seguridad interna y hará hincapié en que la ilegalidad del recinto, ideado para eventos deportivos y con las gradas desplegadas, propició la tragedia.

«Muerte agónica»

También apelarán las letradas de las familias de las víctimas Cristina Arce y Katia Esteban. La primera recurre contra la absolución del doctor Simón Viñals, ya que dio por muerta a su defendida, sin hacerle las maniobras de reanimación cuando estaba en parada, por lo que calificó su actuación de «negligente». Además, ha recurrido la indemnización otorgada a la familia al considerarla insuficiente. «La muerte fue agónica y las víctimas fueron conscientes en todo momento de que perdían la vida».

En cuanto a Katia, su abogada ha recurrido contra la actuación de este médico y de su hijo Carlos. Así, aduce que el fallo indica, en base a los hechos probados, que «no le prestaron ninguna asistencia, anulando la posibilidad de que se recuperase de sus lesiones, por lo que estaríamos hablando de un homicidio profesional imprudente». La sentencia indica: «Lejos de actuar con rapidez y hacer lo que estuviera a su alcance no hicieron nada», un extremo que es una contradicción con la absolución, precisó la letrada.

Entre los que han apelado figuran también el «número dos» de Flores, Santiago Rojo, director de Diviertt; Carlos Manzanares, responsable de Kontrol 34; y otros altos cargos de Seguriber, Madridec (la empresa propietaria del pabellón municipal, ahora llamada Madrid Destino) y varias aseguradoras.