La stripper, durante su actuación en la sede municipal

La stripper de Alcalá: «Me llamaron y fui; no sé si quienes estuvieron allí son concejales o barrenderos»

La joven recuerda su striptease en las dependencias municipales, que ha puesto en peligro el Gobierno del PSOE y Podemos

MadridActualizado:

Sus inciales son R. K. Es escritora y entrenadora de origen estadounidense que, desde hace once años, se dedica al mundo del exhibicionismo. El 3 de marzo fue contratada por los compañeros de Julio, un funcionario del Ayuntamiento de Alcalá que se jubilaba tras treinta años trabajando en el Parque municipal de Servicios. Querían agasajarle con una despedida que no pudiera olvidar fácilmente... Y lo han conseguido. El baile erótico de R. K. mientras desabrochaba la camisa de Julio en las dependencias municipales ha puesto contra las cuerdas al Gobierno alcalaíno y ha conseguido que el video de la fiesta haya dado la vuelta al mundo.

«Fui hasta allí en mi coche. Ni era en horario nocturno, sino diurno. Habían contratado mi número y el de un chico. Yo actué la primera. En ningún momento había nadie trabajando allí, fue durante un descanso de los trabajadores», comenta la bailarina en una entrevista publicada en Interviú.

La tarifa de la stripper es de 130 euros por un baile que oscila entre los 20 y 30 minutos. Si al espectáculo también acude con un chico, como fue el caso, el precio se eleva hasta los 200 euros. «Me sentí genial, me trataron estupendamente; todos se comportaron muy bien conmigo. En ningún momento me sentí ultrajada como mujer», apunta en declaraciones a la revista.

Negativa de las mujeres

R. K. recuerda con agrado su baile y apunta que estaba previsto que después de ella comenzara su actuación el «boy» –vestido de bombero– que la acompañó, pero «el personal femenino (que estaba presente en la fiesta de despedida de Julio) no quería (que el stripper hiciera su número) y él no llegó a actuar».

El baile erótico en dependencias municipales se conoció la semana pasada y, desde entonces, ha dinamitado la tranquilidad del municipio, gobernado por el PSOE (7 concejales), Somos Alcalá (6) y una concejal de Izquierda Unida. La oposición ha pedido una comisión de investigación para aclarar si a esa fiesta asistieron dos concejales del Gobierno, Carlos García Nieto (Obras y Servicios), del PSOE, y Alberto Egido Viciana (Medio Ambiente y Movilidad), de Somos Alcalá. Ambos tienen su despacho en las mismas instalaciones municipales donde se produjo la fiesta.

La bailarina prefiere no entrar en esas polémicas. «Nos llaman y vamos, no sabemos si quienes están allí son concejales o barrenderos», apunta en Interviú. R. K. estudió Derecho y también escribió un libro –«Cómo ser stripper»–, donde compara su actividad profesional con la de los jugadores de fútbol. «El tiempo es primordial en nuestro trabajo, pues como los futbolistas, cuando llegamos a una edad nos retiran».