Así será la nueva estación de Gran Vía de Madrid

El Gobierno regional saca a concurso las obras para reformar y modernizar esta parada de Metro, que usan cada día 44.000 pasajeros,

MADRIDActualizado:

El Gobierno regional saca a concurso las obras para reformar y modernizar la estación de Metro de Gran Vía, y para unir ésta con la de Cercanías de Sol aprovechando uno de los pasillos ya existentes. En total, en la consejería de Transportes, que dirige Rosalía Gonzalo, calculan que se beneficiarán de los trabajos los 44.000 viajeros que recorren cada día la estación de Gran Vía y los 23.000 que utilizarán cada jornada ese nuevo pasillo hasta Sol.

La estación de Gran Vía es una de las más antiguas de Metro: se inauguró en 1919, con el nombre de Red de San Luis. Durante muchos años, la imagen de la estación fue la del templete de granito, con marquesina de hierro y cristal, que la remataba en superficie y albergaba la salida de los ascensores. Un templete que fue desmantelado en 1972 y trasladado a Porriño, la localidad natal del arquitecto, donde aún puede verse.

Más vestíbulo y pasillos

Pero volviendo a Gran Vía, las obras de modernización que se van a acometer durarán 12 meses y van a duplicar su superficie dedicada a los viajeros, que pasará de 900 metros cuadrados actualmente a los 2.000. Se reubicarán los tornos y otros elementos y se mejorará la distribución de los usuarios.

Además, se van a instalar seis nuevos tramos de escaleras automáticas, que se unirán a los 9 tramos que existen ahora. Y otros cuatro ascensores que conecten los andenes de las líneas 1 y 5 y el pasillo de conexión con Cercanías con la calle. Este «lifting» en profundidad que transformará la estación de Gran Vía supondrá una inversión de 6,2 millones de euros.

Junto a las mejoras en el Metro, y en paralelo con ellas, se van a iniciar los trabajos para unir Gran Vía con Sol bajo tierra. La conexión entre el suburbano y las cercanías de Renfe se va a realizar aprovechando uno de los pasillos de la estación de Cercanías que discurren bajo la calle Montera.

La idea es que se salve la distancia entre ambas estaciones conectando ese pasillo con los andenes y vestíbulos de Gran Vía. De esta manera, se creará un eje que descargará el volumen de viajeros que ahora absorbe la estación de Sol: el flujo de usuarios podrá distribuirse de manera más correcta. Y el acceso por túnel desde Gran Vía podría también servir como alternativa en caso de grandes eventos, como el día de Nochevieja u otras celebraciones, en que suelen cerrarse los accesos en Sol debido a la masiva afluencia de personas.

85 metros de túnel

Este nuevo túnel entre estaciones tendrá una longitud de 85 metros y una anchura de 5,5 metros. Y será ADIF, el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias dependiente del Ministerio de Fomento, el que se encargue de acondicionar ese nuevo pasillo, en unas obras que se llevarán a cabo en paralelo con la mejora de la accesibilidad que se va a acometer en el Metro de Gran Vía.

No serán las únicas obras en estaciones de este medio de transporte: para mejorar el acceso a personas con movilidad reducida, también van a realizarse trabajos, hasta 2022, en un total de 32 estaciones, instalando en ellas más de 80 ascensores. La inversión prevista en ello es de 145 millones de euros. Ya están a punto de comenzar las obras en las estaciones de Portazgo, Príncipe Pío, Príncipe de Vergara, Plaza Elíptica, Bilbao, Pavones y Tribunal.