Última Hora Un coche se estrella contra dos paradas de autobús en el puerto viejo de Marsella

Madrid

Así será por fuera y por dentro la quinta torre de la Castellana

Las obras del complejo, que albergará un centro de medicina deportiva y un campus vertical, empiezan en marzo

Sobre el «agujero» de las Cuatro Torresdonde el exalcalde Alberto Ruiz-Gallardón había pensado levantar parte del proyecto de los Juegos Olímpicos en 2002, y donde en 2007 se abandonó la idea de crear un Centro Internacional de Convenciones, el Grupo Villar Mir erigirá en otoño de 2019 un nuevo campus del Instituto de Empresa (IE), una clínica de medicina deportiva del grupo Quirón Salud y una zona comercial. Las obras del rascacielos comenzarán a partir de este marzo.

La inversión total del proyecto supondrá unos 300 millones de euros y en total generará más de 5.500 empleos entre las fases de construcción y explotación. Aún está por ver si los trabajos de construcción los va a llevar a cabo el grupo OHL.

El proyecto, al que Inmobiliaria Espacio bautizó como «Torre Caleido», fue diseñado por los estudio Fenwick Iribarren y Serrano-Suñer Arquitectura. El complejo, más pequeño que sus torres vecinas, tendrá 181 metros de altura y contará con dos espacios diferenciados: una torre, de 161 metros y 36 plantas; y una segunda edificación, de 4 plantas y 20 metros, que se desplegará a modo de zócalo en dirección Norte-Sur, proyectando una imagen de «T» invertida desde la cara de Monforte de Lemos.

La superficie del solar, situado en el paseo de la Castellana número 259, es de 66.972 metros cuadrados. En ella se incluye tanto la parcela para uso dotacional, de 33.325 metros cuadrados de superficie, como la zona verde aledaña, de otros 33.647 metros cuadrados. La concesión del terreno será por 75 años y aportará al Ayuntamiento de Madrid un canon anual de 4 millones de euros más IVA, con una moratoria de los primeros cuatro años.

Así, por un lado, el rascacielos, como ya informó ABC, albergará el nuevo campus del Instituto de Empresa con 48.000 metros cuadrados, más de 500 profesores, y capacidad para 6.000 alumnos de más de 130 países. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, que estuvo en la presentación acompañada por el delegado del área de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, alabó especialmente el futuro campus del Instituto de Empresa.

Carmena definió el proyecto como «una universidad vertical» que ofrecerá a la ciudad «un prestigio extraordinario» en materia de formación empresarial que «debe caer como una lluvia para todo Madrid». La regidora defendió la colaboración público privada como herramienta para «ocupar vacíos» y «cerrar heridas».

El centro universitario ocupará toda la torre y la mitad sur del zócalo. En el rascacielos estarán las aulas y las oficinas de la administración, mientras que en la parte inferior se instará la piscina cubierta, la pista polideportiva, el auditorio, la cafetería, etc.

Centro de medicina deportiva

Bajo la torre, se desplegará el centro médico, que tendrá un acceso separado y contará con 11.000 metros cuadrados distribuidos en cuatro plantas. Este hospital privado estará especializado en «la atención integral de la salud del deportista», que nace con la aspiración de convertirse en «un referente internacional de innovación».

Además, alrededor del complejo se desplegará un aparcamiento con 2.000 plazas y una amplia zona comercial, que incluirá zonas de restauración y espacios abiertos destinados al ocio, deporte y cultura. Los locales comerciales se articularán en torno a dos amplios paseos al aire libre.

También tendrán importancia las zonas verdes, que pretenden servir de áreas de esparcimiento para las 20.000 personas de media que transitarán el área de cinco torres. Conectarán a pie el Paseo de la Castellana con el eje Monforte de Lemos, Parque Norte y Parque de los Pinos.

El concejal Calvo destacó que los usos educativo, sanitario y financiero «puedan convivir en un mismo área», tras una operación urbanística «enquistada más de 23 años». Para el edil de Ahora Madrid sus objetivos son recuperar zonas de la ciudad que por la crisis habían sido abandonadas progresivamente; «mejorar la calidad de vida de todos los madrileños», y dar solución a operaciones paralizadas.

Toda la actualidad en portada

comentarios